Energía verde

Mapfre invertirá hasta 800 millones de euros en renovables con Iberdrola

La aseguradora tendrá el 80% de la inversión y la eléctrica, el 20%. Contemplan unas rentabilidades anuales de entre el 5% y el 8%

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, y Antonio Huertas, presidente de Mapfre.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, y Antonio Huertas, presidente de Mapfre. Europa Press

Iberdrola y Mapfre anunciaron ayer una alianza histórica por la cual la aseguradora invertirá hasta 800 millones de euros en energías renovables, de la mano de la eléctrica. El objetivo, en una primera fase, es que el vehículo inversor que se va a crear tenga plantas de energías limpias con una capacidad de producción conjunta de 1.000 megavatios.

El vehículo estará participado en un 80% por la aseguradora, mientras que Iberdrola mantendrá el 20% restante y, además, se encargará de la promoción, construcción y mantenimiento de los parques eólicos. Las rentabilidades anuales que la aseguradora espera obtener con esta inversión estarán entre el 5% y el 8%.

Como primer paso para lanzar esta iniciativa, ambas compañías van a crear una sociedad conjunta (joint venture), a la que Iberdrola va a traspasar dos parques eólicos ya operativos (en Soria y Burgos), con una capacidad de producción de 100 megavatios.

Además, se sumará un parque de energía solar que está en desarrollo, en la provincia de Guadalajara. Este aportará otros 130 megavatios y se prevé que entre en funcionamiento en el tercer trimestre de 2022.

Después, Iberdrola acudirá a nuevas subastas de asignación de proyectos de energías renovables, para poder desarrollar nuevas plantas que se añadirían al proyecto. BBVA ha actuado como asesor financiero de Iberdrola, y Baker McKenzie se ha ocupado de los asuntos legales. Para Mapfre, han trabajado King & Wood Mallesons, Kobus y Blue Tree.

Con este acuerdo, Iberdrola incorpora a un socio estratégico en el desarrollo de su plan de crecimiento renovable en España y en su estrategia de rotación de activos. Mientras tanto, Mapfre accede a un tipo de activos de inversión muy demandados ahora que la inversión en bonos no ofrece prácticamente rendimientos. Además, la aseguradora acelera así su apuesta por las inversiones sostenibles en España.

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, apunta en un comunicado que “la alianza muestra la necesidad de trabajar conjuntamente, con compromisos y hechos, para liderar la transición hacia una economía baja en carbono, motor de la reindustrialización y la creación de empleo en nuestro país”.

Diversificación

Las aseguradoras invierten tradicionalmente en deuda pública para hacer frente a sus compromisos futuros, especialmente en el caso de las pólizas de vida. Con los bajos tipos de interés, este tipo de inversiones apenas rentaban nada, por lo que Mapfre, al igual que otras compañías del sector, están buscando otros activos que les reporten algo más de rentabilidad.

Antonio Huertas, presidente de Mapfre, señalaba ayer que la alianza “nos permite continuar diversificando nuestra cartera en un entorno de bajos tipos de interés, y cumplir con nuestro objetivo de potenciar las inversiones de impacto positivo medioambiental”.

Aunque por ahora solo está prevista la inversión de Mapfre en estas plantas de energías renovables, desde la aseguradora abren la puerta a dar acceso a terceros a este tipo de inversiones. “Mantenemos una alianza en el ámbito de la banca privada con el grupo Abante, por lo que nos gustaría en un futuro poder ofrecer a sus clientes la posibilidad de coinvertir en este vehículo de energías limpias”, apuntaba ayer José Luis Jiménez, director general de inversiones del grupo Mapfre.

La forma de canalizar estas inversiones podría ser un fondo de capital riesgo de Luxemburgo (la figura más común en el mercado), aunque aún no está decidido. A finales del año pasado, el grupo Mapfre realizó el primer cierre de su primer fondo de infraestructuras, por importe de 300 millones de euros, que lanzó junto a Abante para invertir en fondos de Macquarie Infrastructure and Real Assets (MIRA), el mayor grupo de infraestructuras del mundo.

Acuerdo previo

Con la alianza inversora anunciada ayer, Iberdrola y Mapfre refuerzan su colaboración en el ámbito energético. Esta se inició a comienzos de este año cuando alcanzaron un acuerdo por el que la red comercial de la aseguradora en España, integrada por cerca de 3.000 oficinas, se compromete a ofrecer productos personalizados y 100% renovables de la compañía energética.

Los productos incluidos inicialmente en el acuerdo son planes de electricidad y gas para particulares y pymes -Planes a Tu Medida-, y servicios de valor añadido como Protección Eléctrica Hogar y el Pack de Mantenimiento de Gas, aunque podría extenderse en un futuro a otras soluciones. El acuerdo contempla también que Iberdrola ponga a disposición de Mapfre canales de soporte y atención preferente.

El creciente interés por activos alternativos

  • Rentabilidad. Los inversores institucionales más conservadores destinaban antes la mayor parte de su cartera a la compra de deuda soberana o bonos corporativos de alta calidad. Ahora, con los tipos cero, esa deuda casi no ofrece rendimientos, por lo que están buscando inversiones alternativas. El inmobiliario (parques logísticos, oficinas, centros de almacenamiento de datos...), las infraestructuras (redes de telecomunicaciones y energía, autopistas, desarrollos ferroviarios) y las energías renovables están atrayendo mucho dinero de los mercados financieros.
  • Estabilidad. Este tipo de inversiones se suelen realizar en sectores muy regulados, como el de la energía, por lo que el flujo de caja futuro está relativamente garantizado. Solo cambios bruscos normativos pueden dañar la inversión, como sucedió en España cuando se recortó la prima a las renovables.
  • Cupón. En este tipo de proyectos, el vehículo o la sociedad que los promueve va percibiendo un cupón periódicamente, lo que lo asimila más aún a las características de los bonos, como fuentes generadoras de rentas para los inversores.
Normas
Entra en El País para participar