Capital riesgo

Toshiba se dispara en Bolsa tras la oferta de compra de CVC por 16.843 millones de euros

La acción sube un 18% en espera de detalles de la propuesta del capital riesgo

Logo de Toshiba
Logo de Toshiba EFE

Las acciones del conglomerado Toshiba -conocido por su empresa tecnológica pero también presente en otros sectores como la energía y la defensa- se disparan un 18% después de que su presidente confirmara que ha recibido una oferta de compra por parte del fondo de capital riesgo CVC Capital Partners. La transacción está valorada en más de 20.000 millones de dólares (16.843 millones de euros), según ha adelantado el diario Nikkei y ha confirmado la compañía. El regulador suspendió las acciones de negociación y en su vuelta a cotización, la acción sube el máximo permitido.

El presidente y CEO de Toshiba, Nobuaki Kurumatani, confirmó este miércoles la información sobre la oferta, adelantada por el diario económico Nikkei, y sobre la que el consejo de la empresa debatirá en una reunión en las próximas horas.

Según Nikkei, CVC estaría considerando ofrecer una prima del 30% sobre el precio actual de las acciones del grupo japonés, lo que elevaría el valor de la operación a casi 2,3 billones de yenes (unos 17.700 millones de euros). Este mismo miércoles puede llegar la propuesta formal, según el periódico. De confirmarse esas cifras, se convertiría en la mayor compra  liderada por capital riesgo desde 2013, y la mayor adquisición de CVC.

El conglomerado japonés sigue siendo un actor importante en defensa y energía en el país y posee una parte importante de Kioxia Holdings, que planea una oferta pública para salir a Bolsa este verano.

Para que la operación salga adelante, primero es necesario obtener la autorización del regulador japonés y también el visto bueno del Gobierno, dada la presencia del grupo en sectores como la defensa. La participación de Toshiba en una serie de industrias estratégicas puede complicar la aprobación para su venta a una entidad extranjera. Entre otras actividades, está la participación de Toshiba en el desmantelamiento de la planta de energía nuclear de Fukushima Dai-Ichi, un proceso que llevará décadas. La compañía desarrolló un sistema para purificar el agua radiactiva contaminada que se filtra en la instalación y está trabajando con la empresa de servicios públicos para diseñar un plan para buscar y eliminar los restos de combustible derretido en la parte inferior de los reactores.

El fondo de capital riesgo estaría considerando, además, atraer a otros socios para que participen en la adquisición. La propuesta tendría como objetivo acelerar la toma de decisiones en un conglomerado que ha enfrentado con frecuencia quejas de sus inversores activistas mientras intenta recuperarse de una serie de escándalos y las grandes pérdidas registradas en los últimos años. La compañía contrató al como primer ejecutivo a Nobuaki Kurumatani, un ex alto ejecutivo de CVC, para reparar la confianza de los inversores.

Entre los episodios más recientes, en marzo los accionistas de Toshiba votaron a favor de la propuesta del fondo singapurense Effissimo Capital, su mayor accionista, de abrir una investigación independiente sobre la legitimidad de la cúpula de la empresa tras denunciar irregularidades en la votación para reelegir a Kurumatani. La oferta limitaría este tipo de conflictos, al dejar la empresa en manos de un solo accionista.

Kurumatani, el primer presidente de fuera del grupo designado en 53 años, fue vicepresidente del grupo financiero Sumitomo Mitsui antes de pasar a presidir la sucursal japonesa de CVC.

Toshiba ha protagonizado una sucesión de escándalos de contabilidad en los últimos años, que le supusieron investigaciones de los reguladores nipones, y sus problemas económicos le han llevado a deshacerse de su rama nuclear en Estados Unidos y de su filial de semiconductores, la más rentable del antaño gigante tecnológico japonés.

El acuerdo para comprar Toshiba sería el segundo iniciado en Japón este año por CVC, que ha acordado comprar la unidad de cuidado personal de Shiseido por 1.500 millones de dólares. La firma de capital riesgo, que tiende a centrarse en acuerdos de menor tamaño que el de Toshiba, cerró el año pasado un fondo de 21.300 millones de euros, el octavo, para adquisiciones.

Normas
Entra en El País para participar