Inmobiliario

La pandemia agrava las pérdidas de Sareb: 1.073 millones, un 13% más

Los ingresos descienden un 39%, hasta los 1.422 millones

Jaime Echegoyen, presidente de Sareb.
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb.

La pandemia ha agravado las pérdidas de Sareb, que alcanzaron el pasado año los 1.073 millones de euros en 2020, un 13% más que el año anterior. La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria informó este miércoles que también la crisis impactó en sus ingresos, que descendieron un 39% hasta los 1.422 millones de euros. El banco malo también justifica la menor facturación "por una estrategia prudente de venta para evitar los importantes descuentos exigidos en el mercado", según se recoge en un comunicado tras celebrarse el consejo de administración que aprobó las cuentas de la entidad.

En el apartado de ingresos, 567 millones de euros procedieron del negocio de gestión de préstamos impagados, el 40% menos "por la contracción de este mercado", según la entidad presidida por Jaime Echegoyen. 848 millones se correspondieron con la gestión y venta de inmuebles, lo que supone un retroceso del 36%.

La pasada semana se conoció que la oficina estadística Eurostat ha incorporado al banco malo, dentro del perímetro de las cuentas públicas, lo que sumará en 2020 unos 35.000 millones de deuda pública (que alcanzará el 120% del PIB) y más de 7.000 millones de déficit, han confirmado fuentes del Gobierno.

El negocio del banco malo

En el segmento residencial, las ventas alcanzaron un volumen de 641 millones (1.043 millones en 2019), el 76% de los ingresos generados por en la pata de gestión y venta de inmuebles. La entidad explica que la ralentización en las ventas fue más prolongada en el caso de los suelos y los activos terciarios, que generaron ingresos de 160 millones de euros, el 35% menos.

A lo largo del ejercicio la compañía vendió 12.111 inmuebles, un 28,5% menos. De ellos, 10.359 eran unidades propias y 1.752 eran activos que figuraban como garantía de préstamos de promotores.

En cumplimiento de su mandato, Sareb debe desinvertir a precios de mercado todo tipo de activos, con independencia de su impacto contable. A cierre de 2020, los activos acumulaban unas minusvalías contables totales de más de 9.100 millones de euros.

El margen bruto alcanzó los 160 millones de euros, lo que supone una caída del 65%. "Esta caída del margen bruto ha sido compensada con unos menores gastos de gestión", según el banco malo, lo que hace que las pérdidas estén en línea con las previsiones realizadas por la compañía realizadas antes de la pandemia.

A pesar de la reducción de la cifra de negocio, Sareb canceló 179,8 millones de deuda senior en 2020. Hasta el momento, ha cancelado el 31,2% de la deuda que emitió en el momento de su constitución, por un total de 15.863 millones.

“Nuestro objetivo es seguir trabajando día a día para minimizar el impacto de la deuda en las cuentas públicas, sin descuidar nuestro mandato desinversor ni la colaboración con las administraciones en materia de vivienda social”, afirme Echegoyen.

Desde el origen de la entidad en 2012, la cartera de préstamos impagados se ha reducido un 57%, hasta los 16.851 millones. La deuda senior se queda en 34.918 millones, un 31% menos. Y sin embargo, el valor de la cartera de inmuebles gana un 32% en los ocho ejercicios, hasta los 14.949 millones.

“Ha sido un año complicado, en el que nos hemos concentrado en preservar el valor de los activos moderando la aspiración de ingresos para no asumir los descuentos que el mercado hubiera solicitado, especialmente en ventas de suelo y préstamos impagados", afirma, por su parte, Javier García del Río, consejero delegado de la entidad. "Hemos aprovechado 2020 para ganar en eficiencia en gastos y mejorar nuestra capacidad de venta minorista, en un momento de gran incertidumbre económica”, añade.

Ganar valor en la cartera

A pesar de la paralización de la actividad judicial durante semanas, la compañía ha incorporado en su balance un total de 22.853 nuevos inmuebles por valor de 2.116,8 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 13,4%, debido al interés de la entidad por agilizar los procesos de adjudicación y ganar valor en su cartera.

Igualmente, el banco malo impulsó la actividad promotora. Tiene previsto invertir hasta 2027 alrededor de 3.200 millones en el desarrollo de nuevas promociones y la gestión urbanística de suelos, lo que permitirá generar, una vez que se obtenga retorno de esa inversión, ingresos adicionales cercanos a los 1.500 millones con la venta de esos activos.

Entre las iniciativas de promoción inmobiliaria cabe destacar el macroproyecto de regeneración y recuperación de los terrenos de la antigua Algodonera de Sevilla Virgen de los Reyes, en los que Árqura Homes -un Fondo de Activos Bancarios (FAB) en el que la compañía posee un 90% de participación y a través del que invierte en la mayor parte de sus proyectos de promoción inmobiliaria- levantará 919 viviendas nuevas.

Normas
Entra en El País para participar