Cellnex, American Tower, Vantage y Totem se baten en el mercado español de torres

Los cuatro grandes grupos del sector tienen presencia en España

Compiten filiales de telecos y compañías independientes

España va a convertirse en el país europeo más competitivo en el negocio de las torres de telecomunicaciones, una vez que se cierren algunas de las transacciones que están en marcha. En este momento, el mercado español es el único en el que tienen presencia los cuatro grandes del Viejo Continente: la española Cellnex; el gigante estadounidense American Tower, mayor grupo mundial; Vantage Towers, controlada por Vodafone, y Totem, filial recientemente constituida por Orange.

En ningún otro país europeo se da esta situación de presencia de los cuatro grandes grupos, según señala Moody’s en un informe reciente. En el estudio se indica que, dentro de los grandes mercados del Viejo Continente, en Francia estarían compitiendo tres de estos grupos; Cellnex, Totem y American Tower; por dos en Alemania, Italia o Polonia.

En el caso de España, entre los cuatro grupos suman en torno a 39.150 emplazamientos. Otras compañías estarían gestionando otros 600 emplazamientos más.

Por presencia en el mercado español, Cellnex cuenta con cerca de 11.050 emplazamientos, adquiridos en los últimos años a Telefónica, MásMóvil y Orange. España es el país de origen de la compañía, y en el que cuenta con todas sus líneas de negocio. No obstante, tras las últimas grandes operaciones, España ha quedado en número de torres por detrás de mercados como Francia, Italia o Reino Unido, aunque cuenta con negocios de peso como la transmisión de las señales televisivas.

American Tower, por su parte, se va a estrenar en el mercado español. La compañía tendrá inicialmente un total de 11.300 torres en España, una vez cerrada la compra de estos activos a Telxius, filial de Telefónica (participada por Pontegadea y KKR), anunciada a principios de 2021. La transacción ha recibido ya autorización en primera fase por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), y ya solo requiere del permiso final del Gobierno. En la presentación del acuerdo con Telefónica, American Tower aseguró que tanto Alemania como España son dos mercados muy atractivos, con oportunidades para ganar escala. Además, destacó sus previsiones de crecimiento en ingresos por ocupación de los emplazamientos y en márgenes brutos.

El grupo precisó, igualmente, que España aportará el 38% de los ingresos europeos del grupo, por un 52% de Alemania y un 10% de Francia. Por compañías, España supondrá el 75% de los ingresos de American Tower en el Viejo Continente por un 5% de Vodafone y un 3% de Orange.

A su vez, Vantage Towers cuenta con 8.800 emplazamientos en el mercado español, en su mayoría de Vodafone. España es el segundo país para la compañía, solo por detrás de Alemania, al aportar cerca del 17% de los ingresos. En su folleto de OPV, la empresa indica que en el ejercicio que acabó en marzo de 2020, registró unos ingresos proforma de 137 millones de euros, con un beneficio de 129 millones.

Totem, por su parte, dispondrá de un portfolio inicial en España 8.000 macrosites, en su gran mayoría de Orange. Según la operadora francesa, la empresa se beneficiará de los acuerdos para compartir redes entre Orange y Vodafone, garantizando la estabilidad de su actividad. La teleco gala señaló que, en 2020, en términos de los acuerdos de servicios, Totem habría alcanzado unos ingresos por encima de 500 millones de euros, y un Ebitda después de arrendamientos cercano a 300 millones, de los que dos tercios corresponderían a Francia y el resto a España. Las cifras suponen unos márgenes sobre ingresos del 57%, incluyendo costes de mantenimiento.

Precisamente, en el mercado español confluyen dos modelos diferentes de compañías torreras. Por un lago los grupos independientes como Cellnex y American Tower y, por otro, las towercos controlados por grandes operadoras, Totem, propiedad de Orange, y Vantage, controlada en un 81,5% por parte de Vodafone, tras colocar el resto de capital en Bolsa la pasada semana.

Fuentes del sector, igualmente, apuntan a la opción de una futura consolidación en este sector, si bien cree que todavía en pronto. Y es que, en su opinión, todavía hay operadoras como Orange, que dan un alto valor estratégico a estos activos, y descartan la posible venta.

Crecimiento

En cualquier caso, el sector afronta un periodo de crecimiento. Según Moody’s, las compañías de torres de telefonía móvil van a crecer con fuerza en los próximos dos años, como consecuencia del crecimiento en los volúmenes del tráfico de voz y datos por las redes. La agencia señala que las altas valoraciones por estos activos están motivadas por la intención de las operadoras de nonetizar estos activos, siguiendo la tendencia marcada en EE UU.

Uno de los ejes de este crecimiento va a venir impulsado por el despliegue de las redes de móvil 5G. En este caso, las compañías torreras podrían jugar un papel clave para ayudar a las operadoras a acelerar este despliegue, que supondrá la implantación de nuevos emplazamientos junto a small cells para establecer una red más densa con la que poder mantener todos los servicios.

Vantage, por ejemplo, dijo a los inversores que, en España, dentro de los requisitos contemplados en la subasta de espectro de 700 MHz, se incluye la obligación de alcanzar una cobertura del 100% de las ciudades de más de 20.000 habitantes en un periodo de tres años, así como las autopistas y líneas de trenes de alta velocidad.

Otra vía de crecimiento son las redes de emergencias. Andalucía es una de las regiones con planes en este ámbito, que supondrá la instalación de cerca de 200 emplazamientos.

En este sentido, la consultora Analysys Mason prevé que el mercado español pase de 60.000 puntos de conexión (PoPs) n 2020 a 72.000 en 2030, con 5.000 destinados a atender las necesidades de densificación, 4.000 a ampliar la cobertura y otros 3.000 derivados de los acuerdos entre telecos para compartir redes.

Pugna financiera entre las torreras por el crecimiento

Operaciones. Las grandes compañías del sector de las torres están manteniendo una pugna financiera para captar recursos con los que hacer frente a las oportunidades de crecimiento que se están presentando en el Viejo Continente. Si Vantage Towers debutó en Bolsa hace pocos días, en una de las mayores OPV de los últimos años, Cellnex está ultimando la puesta en marcha de una macroampliación de capital de 7.000 millones de euros, la mayor de su historia. El grupo español señaló que tiene identificadas operaciones por hasta 18.000 millones, de los que 9.000 millones ya están comprometidos en las adquisiciones de los emplazamientos de Altice en Francia y Polkomtel Infrastruktura en Polonia.

Deuda. Esta pugna se puede extender los mercados de deuda. Vantage ha comunicado sus planes para lanzar un programa de emisiones EMTN, que podría alcanzar los 5.000 millones de euros. Moody’s otorgó una calificación a este programa de Vantage de Baa3, con perspectiva estable. Es el mismo rating que tiene Cellnex.

Barreras. Moody’s explicó que este rating está basado en la fuerte posición de Vantage en el mercado, así como su diversificación en Europa. Además, la agencia indicó que este sector tiene unas barreras altas para la entrada de nuevos competidores, así como para la salida de los clientes.

Normas
Entra en El País para participar