Covid-19

Bruselas pide "coherencia" en las restricciones de los viajes

Alemania estudia ligar la opción de viajar a exterior a su incidencia interna

Pasajeros en el aeropuerto de Duesseldorf  en un vuelo a Palma
Pasajeros en el aeropuerto de Duesseldorf en un vuelo a Palma DPA vía Europa Press

La pandemia de Covid-19 no da tregua en algunos países de Europa mientras mejora en algunos territorios a las puertas de la Semana Santa. En España, la incidencia ha mejorado en las últimas semanas pero las restricciones de movilidad de cara a las primeras vacaciones del año impedirán moverse a los nacionales entre comunidades autónomas, con el fin de contener los contagios. No obstante, el país está abierto a turistas alemanes. Este escenario ha levantado ampollas entre los españoles, que ven cómo ellos solo pueden hacer turismo dentro de su región mientras sí pueden venir viajeros de otros países europeos.

Ante tal paradoja, la Comisión Europea no ha querido comentar la situación española, pero sí ha pedido a España "coherencia" en las restricciones de viaje que aplica dentro del territorio nacional y con respecto a los desplazamientos desde y hacia otros países de la Unión Europea, al tiempo que ha apuntado que los riesgos vinculados al coronavirus son similares ya sean los viajes interiores o transfronterizos.

"La recomendación (propuesta por la Comisión y adoptada por los Veintisiete) dice claramente que dado que la transmisión y riesgo es similar para los viajes domésticos y los transfronterizos, los Estados miembro deberían asegurar coherencia entre las medidas aplicadas a los dos tipos de viaje", ha expresado el portavoz de Justicia del Ejecutivo comunitario, Christophe Wigand.

De cara a las vacaciones de Semana Santa, el Gobierno español ha pactado el cierre perimetral de las comunidades auntónomas para limitar al máximo los desplazamientos. Sin embargo, estas restricciones no se aplican a la frontera que España tiene con el resto de la Unión Europea.

La libertad de circulación dentro del espacio sin fronteras Schengen es un derecho fundamental de los europeos sobre el que tiene competencias la Unión Europea, no así sobre las medidas que cada país decida adoptar dentro de su territorio para contener la pandemia, ha indicado el portavoz.

En este sentido, Wigand ha recordado que Bruselas pide desde que el virus llegó a la UE hace más de un año que se tenga en cuenta "la situación regional más que la situación nacional" a la hora de diseñar las estrategias de los Veintisiete, porque el virus no entiende de fronteras.

La Comisión Europea defiende adaptar las medidas a la situación epidemiológica por regiones, que pueden incluir espacios de varios territorios, en lugar de seguir un patrón por Estados miembro, al tiempo que mantiene que el cierre de fronteras no es una solución efectiva para el control de la pandemia.

Recientemente, el Ejecutivo comunitario ha advertido a varios países, entre ellos Alemania y Bélgica, por prohibir desplazamientos no esenciales fuera de sus territorios por considerarlo desproporcionado y les ha emplazado a optar por medidas más ajustadas.

Postura alemana

Por su parte, el Gobierno alemán avanzó este lunes que pretende ligar la posibilidad de los viajes turísticos no solamente a la incidencia de la pandemia en los países de destino sino también a la evolución de esta variable en su propio territorio.

La tercera portavoz del Gobierno alemán, Martina Fietz, lo explico en una rueda de prensa rutinaria al ser expresamente preguntada sobre la controversia en torno a la posibilidad de viajar esta Semana Santa a Mallorca porque las Baleares no se encuentran ya en la lista de regiones de riesgo para Alemania.

"El Gobierno alemán está muy interesado en que no nos encaminemos hacia un crecimiento exponencial y por eso las etapas de la desescalada sólo se pueden dar con una incidencia estable o a la baja. En este contexto se van a tratar los viajes de vacaciones, sean al extranjero o en el interior", indicó.

Como posición general, la portavoz señaló que el Gobierno alemán "apela a todos los ciudadanos a evitar los viajes no imprescindibles, especialmente los turísticos", ya que es una forma de propagación de la pandemia. "El levantamiento de la alerta de viaje no es una invitación a viajar", agregó.

Las autoridades alemanas sacaron de la lista de zonas de riesgo a las Baleares (junto a Extremadura, La Rioja, Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha) el pasado 12 de marzo tras comprobar la caída de la incidencia acumulada en estas comunidades autónomas.

El cambio implica que los viajeros que vuelen a Alemania procedentes de esas regiones no precisan un test PCR negativo en las primeras 48 horas ni una cuarentena de diez días. En los siguiente días distintas empresas del sector turístico aumentaron o reactivaron su oferta relativa a Mallorca y la demanda se disparó.

Normas
Entra en El País para participar