Golpe al mercado del arte: 50.100 millones, un 22% menos

Las mujeres coleccionistas invirtieron más que los hombres en 2020, con un aumento de su gasto medio del 13%, según el informe de Art Basel & UBS

Una mujer observa una de las obras de la exposición Zóbel y el arte español de posguerra, en Madrid.
Una mujer observa una de las obras de la exposición Zóbel y el arte español de posguerra, en Madrid. Europa Press

Las ventas globales de arte y antigüedades registraron rondaron los 50.100 millones de dólares en 2020, un 22% menos que en 2019, pero todavía por encima del mínimo de la recesión de 2009, cuando las ventas cayeron un 36% a 39.500 millones de dólares.

El mercado estadounidense mantuvo su posición de liderazgo, con una participación del 42% de los valores de ventas globales, con China continental y el Reino Unido a la par en 20%. Sin embargo, China continental superó a Estados Unidos para convertirse en el mayor mercado público de subastas, con una participación del 36% de las ventas por valor. Todos estos datos se incluyen en el informe anual de Art Basel & UBS, en el que se destaca que, a pesar de la contracción de las ventas en general, las ventas online alcanzaron un máximo histórico de 12.400 millones de dólares, duplicando su valor con respecto a 2019. La proporción de ventas online también aumentó de 9% de las ventas totales por valor en 2019 al 25% en 2020, notablemente la primera vez que la proporción del comercio electrónico en el mercado de arte ha superado a la del comercio minorista general.

Según una encuesta de coleccionistas de alto patrimonio neto, realizada por Arts Economics y UBS Investor Watch, el 66% de los coleccionistas encuestados sintió que la pandemia había aumentado su interés por coleccionar, el 32% informó que lo había hecho significativamente. 

Los coleccionistas con alto poder adquisitivo estarán activos en el mercado en 2021, con la mayoría (57%) planeando comprar más obras para sus colecciones. Las redes sociales continuaron siendo un canal clave utilizado por el mercado de arte y aproximadamente un tercio de los coleccionistas compraron arte usando Instagram en 2020.

En cuanto al género, las mujeres coleccionistas gastaron más que los hombres en 2020, con un aumento de su gasto medio del 13% interanual e incluso mayor en los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y China continental. Los coleccionistas milenials con ingresos elevados fueron los que más gastaron en 2020, con un 30% que gastó más de un millón de dólares (frente al 17% de los Boomers).

En cuanto a las ferias de arte, a pesar del alto número de eventos cancelados, el 41% de los coleccionistas señaló que hizo una compra en una feria de arte en 2020, mientras que el 45% reportó haber hecho una a través de la sala de observación en línea (OVR) de una feria de arte.

Alrededor del 90% de todos los coleccionistas encuestados habían visitado una galería o sala de observación online de una feria de arte durante el año, sin embargo, la mayoría (66 %) todavía prefería asistir a una exposición física en una galería o una feria de arte para ver obras en venta.

Según Christl Novakovic, consejera delegada de UBS Europe SE y responsable de Wealth Management Europe y Presidenta del UBS Art Board, "el año 2020 marcó un punto de inflexión para la innovación digital en el mercado de arte. El cambio a plataformas digitales permitió la colección de arte, aumentó la transparencia y reforzó el mercado incluso cuando los bloqueos nacionales forzaron el cierre de galerías, subastas en vivo y museos. La pandemia demostró que necesitamos arte para elevar nuestra mirada por encima de las dificultades, para expresar nuestros puntos de vista y emociones, y para encontrar ligereza en tiempos difíciles. Los coleccionistas permanecieron apasionadamente comprometidos durante los momentos más difíciles y dedicados a coleccionar con propósito y un plan a largo plazo".

Por su parte, Clare McAndrew, fundadora de Arts Economics aseguró que "el mercado del arte se posicionó únicamente para luchar con las realidades de la pandemia en 2020, ya que está poblado principalmente por pequeñas empresas que dependen de compras discrecionales, viajes y contacto personal. La caída de las ventas fue inevitable. Pero la crisis también proporcionó el impulso para el cambio y la reestructuración, siendo el cambio más fundamental el surgimiento de estrategias digitales y ventas en línea, que se habían quedado rezagadas con respecto a otras industrias hasta ahora".

Normas
Entra en El País para participar