Covid-19

Janssen y los socios europeos dejan desfasado el plan vacunal del Gobierno

Bruselas prevé autorizar hoy la candidata monodosis de J&J

Más países se suman a inyectar la de AstraZeneca en los mayores de 65 años

Un hombre recibe la primera dosis de la vacuna del Covid-19 de Pfizer en Barcelona.
Un hombre recibe la primera dosis de la vacuna del Covid-19 de Pfizer en Barcelona.

El último plan de vacunación para el Covid-19 impulsado por el Gobierno está próximo a quedar desfasado. La Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) prevé hoy avalar el uso de la candidata monodosis de Janssen (grupo Johnson & Johnson), que comenzará a ser distribuida previsiblemente en abril. Además, los socios europeos como Alemania, Italia, Francia y, desde ayer, Portugal recomiendan el uso de la inoculación de AstraZeneca en mayores de 65 años, presionando al Ministerio de Sanidad, que no ha tomado todavía ninguna decisión al respecto sobre el uso de este producto en la población mayor más vulnerable.

La última actualización de Sanidad de la Estrategia de vacunación frente a Covid-19 en España, del 26 de febrero, divide a la población a vacunar en distintos grupos con el uso de un tipo de vacunas para cada colectivo. Pfizer y Moderna se priorizan en los mayores, por grupos descendentes de edad en franjas que comienzan desde los 80 años. Para el personal esencial menor de 55 años se utiliza la de AstraZeneca, porque los expertos que elaboran el plan entendieron que en ese momento no había suficiente evidencia científica sobre la eficacia en los mayores de 65 años, aunque la EMA la avaló para cualquier edad a partir de los 16 años. En total, el programa gubernamental fraccionaba en 14 grupos los siguientes colectivos a vacunar, en los que se especifica la marca de cada inyección.

Pero la llegada de la solución monodosis de Janssen y la presión que ejercen los socios comunitarios que sí utilizan la de AstraZeneca en mayores de 65 años provocan la necesidad de una nueva actualización. Los expertos apuntan a que lo más lógico sería que a partir de ahora no hubiese distinción entre el tipo de vacunas y se utilizasen todas las disponibles priorizando a los grupos de mayor edad y por morbilidad. El plan actual cuenta con ciertas incongruencias como que un profesor (personal esencial) de 23 años será vacunado antes que uno en activo de 66 años porque España no utiliza la vacuna de AstraZeneca en población mayor de 55 años.

Bolsa común para mayores

“Debe haber una bolsa de todas las vacunas utilizables en todos los grupos de edad que se consideren prioritarios. Debemos caminar muy rápido en vacunar a los mayores de 80 años”, afirma Daniel López Acuña, exdirector de acción sanitaria en situaciones de crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y profesor asociado de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

“Una vez que se elimine el criterio de la edad en la vacuna de AstraZeneca, el plan actual pierde sentido. Da lo mismo qué vacunas se administren”, coincide Ángel Hernández Merino, vocal del comité asesor de vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Este experto indica que lo prioritario ahora debería ser la edad y la comorbilidad o factores de riesgo, utilizando indistintamente las soluciones de AstraZeneca, Janssen, Pfizer/BionTech o Moderna. Entre estos factores señala la obesidad, los trastornos neurológicos y la inmunodepresión.

“Veo bien eliminar las restricciones al uso de la vacuna de AstraZeneca, porque la limitación está muy cogida por los pelos”, opina Hernández Merino, quien cree que la llegada del producto monodosis y el uso de la de AstraZeneca en mayores sería muy buena noticia para acelerar a partir de abril el ritmo de inmunización.

Sanidad y comunidades autónomas, a través del grupo de trabajo específico para las vacunas de Covid-19, decidieron limitar el uso de la solución de la empresa británica por la falta de datos sobre la eficacia en mayores, con la vista puesta en los resultados de un estudio que realiza AstraZeneca en EE UU y que podrían llegar a finales de este mes. Sin embargo, sí han llegado algunos datos de estudios como el realizado en Escocia por la compañía británica, que indica que en la población mayor de 80 años, el riesgo de hospitalización se ha rebajado en un 94% con la administración de la primera dosis. Esta información ha sido suficiente para que en cascada Alemania, Francia, Italia y Portugal tomen la decisión de ampliar su uso para acelerar el ritmo de protección a los más vulnerables. En España, sin embargo, el departamento de Carolina Darias ha optado por una opción más conservadora de esperar a tener más datos y que esos estudios en Escocia, publicados como un preprint, se confirmen.

Plan consensuado

Desde el ministerio de Darias insisten en que esperan más evidencias científicas y, además, no consideran desfasado el plan de vacunación consensuado. “Detrás de cada decisión hay un grupo de expertos”, indica un portavoz, quien destaca que las comisiones encargadas se reúnen muy a menudo y ya han actualizado la estrategia en cuatro ocasiones.

“El cambio sobre la de AstraZeneca se está debatiendo. Tengo dudas de que todavía se deba utilizar en todos los grupos. Me gustaría ver la evidencia”, señala Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología y miembro del grupo de trabajo de la estrategia de vacunación. Tampoco cree que se deba, de momento, pensar en una bolsa única de vacunas que se utilicen indistintamente de la marca: “Primero hay que esperar a ver qué pasa con la de AstraZeneca y cómo van a llegar las vacunas de Janssen”.

Cuatro millones de dosis más de Pfizer en la UE

Pfizer. La Comisión Europea ha llegado a un acuerdo con la farmacéutica Pfizer para adelantar a marzo la entrega a los países de la UE de cuatro millones de dosis de su vacuna, cuya distribución estaba inicialmente prevista en una fase posterior del año, según anunció ayer. A España le corresponden más 400.000 dosis solo de este lote (aproximadamente un 10,5% del total) por el reparto proporcional de la población. La UE puede recibir hasta 600 millones de unidades de este laboratorio.

Portugal. El país vecino recomendó ayer el uso de la vacuna de AstraZeneca para mayores de 65 años “dada su seguridad, calidad y eficacia comprobadas”.

Janssen. La candidata que avalará hoy previsiblemente la EMA es la primera monodosis, que ha mostrado una eficacia del 66% de media. El grupo Johnson & Johnson prevé fabricar 1.000 millones de dosis en 2021. La Comisión Europea ha pactado con el gigante estadounidense la compra de 200 millones de inyecciones, más otros 200 millones adicionales. Para España, el total serían 42 millones de unidades. Deutsche Bank calcula que Janssen podría suministrar de forma significativa desde abril en Europa, alcanzando los 20 millones de dosis al mes a partir de junio (alrededor de 2,1 millones para España). Esta empresa fabricará parte de los lotes a través de Reig Jofre en Barcelona.

Normas
Entra en El País para participar