La anestesia de Lagarde

Grifols, Red Eléctrica y Naturgy hunden el coste de financiación en pleno Covid

Las empresas se sientan con la banca para rebajar sus gastos. El BCE ha abaratado el mercado de bonos hasta niveles nunca vistos

Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu, consejeros delegados solidarios de Grifols, junto a los consejeros delegados de REE, Roberto García Merino, y Naturgy, Francisco Reynés.
Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu, consejeros delegados solidarios de Grifols, junto a los consejeros delegados de REE, Roberto García Merino, y Naturgy, Francisco Reynés.

Los círculos de la liquidez se corrigieron y aumentaron con el Covid. El golpe de mano de Christine Lagarde, con compras anunciadas de bonos por 1,35 billones de euros y con la liquidez bonificada que inyecta a los bancos, ha desplomado los costes de financiación de las empresas del Ibex. El 70% pagó menos intereses por su deuda, según sus cuentas de cierre del año pasado frente a 2019. Y destacaron Grifols, Red Eléctrica y Naturgy, con descensos del 22% al 32%. Lo nunca visto.

Las empresas más solventes han logrado importantes ahorros en sus costes de financiación gracias a la extensión de la era de los tipos ultrabajos. Esta promete además alargarse unos cuantos años, hasta que las condiciones económicas mejoren sustancialmente.

Si hace un año el arranque de la pandemia provocó el cerrojazo del mercado de deuda y derivó en un fuerte repunte en los costes de financiación de las empresas no financieras, las políticas adoptadas por los bancos centrales han logrado más que revertir la situación. Los bancos y los inversores se pelean por prestar. Eso sí, no sacan la chequera para cualquiera, solo para aquellos que saben que honrarán bien sus deudas.

Grifols cerró 2020 con un coste financiero medio del 3,6%, casi dos puntos porcentuales menos que con los que finalizó un año antes. El fabricante de hemoderivados realizó en noviembre de 2019 la refinanciación de 5.800 millones de euros en una operación liderada por Bank of America y en la que participaron BNP Paribas, HSBC, BBVA y JPMorgan con el objetivo de optimizar la estructura financiera y elevar el plazo de vencimiento medio.

Le sigue Naturgy en la reducción de sus costes de financiación. La energética ha logrado rebajar su coste en 70 puntos básicos, hasta el 2,5%. De toda su deuda, la empresa que pilota como consejero delegado Francisco Reynés, explica que un 83% es a tipo fijo y que un 10% está denominada en moneda extranjera. Al cierre del año pasado, su pasivo neto se situaba en 13.612 millones de euros tras reducirse casi un 11%, y bajará aún más cuando ingrese los casi 2.600 millones que ingresará por el cierre de la venta de su negocio de distribución de electricidad en Chile. Entre otras operaciones, emitió 1.000 millones en bonos a cinco años con un cupón del 1,25% y renegoció líneas de crédito y préstamos por 1.755 millones.

Red Eléctrica es otra de las empresas del Ibex que más ha bajado su coste de financiación. La empresa presidida por Beatriz Corredor cerró 2020 con un coste de medio del 1,74%, 55 puntos básicos menos que el registrado un año antes y que compensó, reconoce la firma, el aumento del saldo medio de la deuda bruta, hasta los 6.953 millones de euros, frente a los 5.936 millones de 2019.

Acciona, también logró reducir su coste financiero en plena pandemia. Abonó de media un 2,8% en 2020, frente al 3,25% de un año antes. Si se segrega entre pasivo corporativo y de proyectos, el primero pago un coste del 1,7%, frente al 7,42% del segundo. El grupo, aprovechó además el pasado ejercicio para alargar la vida media de sus pasivos a 4,26 años. Este año prevé sacar a Bolsa su división de energías renovables para reducir la deuda de la matriz.

Pese a los estragos que ha provocado la pandemia en su cuenta de resultados, la cadena hotelera Meliá también aprovechó el año pasado para reducir el coste medio de su pasivo en el mercado. Lo logró rebajar 40 puntos básicos, hasta el 2,7%, y compensó así el incremento de la deuda neta en 575 millones, hasta los 2.604. Los bancos confían en la recuperación del turismo de playa de forma inmediato

Por debajo del 2% de coste financiero se posiciona Aena. El gestor de aeropuertos rebajó su coste medio hasta el 1,07% desde el 1,25%, logrando con ello, y con un recorte de las inversiones, proteger la caja, en riesgo por el parón del turismo provocado por la pandemia.

El gestor técnico del sistema gasista, Enagás, finalizó con una coste medio de financiación del 1,9%, 20 puntos básicos menos que un año antes, pese a haber elevado su deuda neta financiera hasta los 4.288 millones de euros, por su inversión de 750 millones para elevar su participación en Tallgrass del 12,6% al 30%.

Los casos de Telefónica e Iberdrola

Reducción en torno al 10%. Iberdrola, la segunda empresa por valor en la Bolsa española tras Inditex, rebajó el coste de la deuda 32 puntos básicos, hasta los 3,18 puntos porcentuales en 2020 desde los 3,5 del ejercicio anterior. Es un recorte cercano al 10%. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán logró así situar su resultado financiero neto en -991 millones de euros, frente a los -1.300 millones de 2019, por los menores gastos y también por efectos de las coberturas del tipo de cambio. La compañía ha firmado, incluyendo el bono híbrido de 2.000 millones lanzado el pasado mes de febrero, operaciones de financiación por más de 4.500 millones.

Menos intereses. Los pagos por el pasivo de Telefónica se redujeron un 32% el año pasado, hasta 1.171 millones de euros, gracias a una reducción de la deuda financiera neta del 6,7%, hasta los 35.228 millones debida a la generación de caja y a los menores costes. En este importe aún no se han descontado los 4.600 millones de euros que reducirá el pasivo tras vender de las torres de Telxius a American Tower. El año pasado, el tipo medio de la deuda de la operadora fue del 3,11% sin incluir arrendamientos, frente al 3,49% de 2019.

Normas
Entra en El País para participar