Banca

ING bate récord en captación de clientes aunque su beneficio cae un 54% en 2020

Su nuevo consejero delegado asegura que el cobro de los servicios por parte de la banca se generalizará ante los negativos tipos de interérs

El consejero delegado de ING España & Portugal, Ignacio Juliá, durante la presentación de resultados de 2020.
El consejero delegado de ING España & Portugal, Ignacio Juliá, durante la presentación de resultados de 2020. EUROPA PRESS

Una de cal y otra de arena en los resultados de ING en España y Portugal. El banco, que en noviembre nombró a un nuevo consejero delegado, Ignacio Juliá (aunque lleva en e banco desde que llegó a España) obtuvo un beneficio antes de impuestos de 157 millones de euros en Iberia durante el ejercicio 2020, un 39% por debajo de los 258 millones del año anterior. El descenso, como en el resto de los bancos, es consecuencia de las fuertes provisiones que ha tenido que realizar en un escenario marcado por la pandemia.

Estas ganancias se reducen a 85 millones, con una caída del 54%, si se analiza el resultado neto. Pero pese al desplome de los resultados, su modelo de negocio "eficiente" y con "una gestión prudente del riesgo le ha permitido presentar una de las mejores rentabilidades del sector", con un ROE (rentabilidad sobre recursos propios) del 7,4%.

De hecho, pese a este descenso de los beneficios ING se encuentra satisfecho con la evolución del negocio en España, tras alcanzar, además, un "récord" en la captación de clientes desde que llegó al país hace 21 años. Ha captado 200.000 nuevos clientes en un ejercicio en el que anunció un giro en su política de comisiones, al pasar de ser el banco sin costes para el cliente a cobrar por los servicios que presta.

La directora general de banca de particulares de ING España y Portugal, Almudena Román, ha sostenido que este aumento se debe a que "la Cuenta Nómina está en el primer lugar de consideración por los clientes cuando deciden abrir una cuenta nueva y a la claridad de su oferta, libre de condiciones, comisiones y con 100% de facilidad para operar en el móvil".

Juliá ha explicado que el cliente debe acostumbrarse a pagar por los servicios que recibe. Cree, de hecho, que la banca va a evolucionar en este sentido. "Cada banco tendrá que decidir cuál es su política", pero lo que está claro es que "en todas las industrias se ofrecen servicios y cuando se consumen se suelen pagar por ellos", ha subrayado en su primera intervención como CEO del banco en España.

El número uno del banco justifica este cambio en los bajos tipos de interés que han llevado al sector a eliminar las remuneraciones de los depósitos y a cobrar comisiones, las dos tendencias que hasta ahora habían sido las señas de identidad de ING en España.

El directivo ha recalcado que ante este escenario de tipos, el banco seguirá adaptando su estratega al entorno, lo que significa que podrían subir más sus comisiones por los servicios que ofrece el banco.

Además, ha insistido en que la filial española del grupo holandés seguirá su política de crecer orgánicamente. 

El banco también destaca su baja morosidad, de solo el 1,08%, una de las más reducidas en España. Además, la entidad tiene expectativas "muy positivas" para el presente ejercicio, en los que en los dos primeros meses el negocio ha seguido la tendencia al alza de finales de 2020.

Una de las palancas que está logrando impulsar el negocio de ING es su estrategia de diversificación. Sus ingresos han crecido un 41% en los últimos cuatro años y ha aumentado considerablemente el peso de las áreas de productos de inversión, seguros y crédito al consumo, que han pasado del 26% al 44%.

ING tiene un 98% de clientes digitales, de los que el 40% contacta con la entidad únicamente a través de dispositivos móviles. Las ventas digitales han crecido un 59% en cuatro años y el 55% de ellas se realiza a través del móvil.

La Cuenta Nómina de ING registró un récord de 2,5 millones de clientes el año pasado. ING indicó que ha alcanzado además una cuota del 6,5% en Bizum, lanzado hace tan solo seis meses, plataforma a la que se resistía a incorporarse.

En financiación ha recuperado los niveles previos a la crisis gracias al impulso de las hipotecas en el último trimestre.

El saldo vivo de productos de financiación ascendió a 21.800 millones, con la morosidad contenida en el 1,08%, frente al 4,57% que mantenía de media el sector. En productos de inversión, destacó que gestionaba 12.300 millones de euros de clientes al cierre del año y su broker duplicó el número
de operaciones, con un 180% más de cuentas que en 2019.

ING aplicará desde el 1 de abril comisiones a la Cuenta Naranja (10 euros de comisión de custodia
de saldos al mes, quedando exentos los que mantengan un saldo medio mensual inferior a 30.000 euros o tengan una Cuenta Nómina o Cuenta Sin Nómina con ingresos recurrentes). Según Román, esta medida afecta solo al 4% de clientes del banco, mientras que la gran mayoría seguirá sin tener comisiones. 

Normas
Entra en El País para participar