Impuestos

Biden allana el camino hacia una ‘tasa Google’ universal

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, confirma en el G20 que EE UU acaba con el refugio tributario para las grandes tecnológicas

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal.
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal. REUTERS

La secretaria del Tesoro de EE UU, Janet Yellen, trasladó anoche al resto de ministros de Economía y Finanzas del G20 que su país renuncia al conocido como refugio tributario (Safe Harbor), que era uno de los principales obstáculos para la creación de un impuesto a las grandes compañías digitales.

Yellen dijo a sus colegas internacionales que la Administración del presidente Joe Biden no planea seguir adelante con los planes de su predecesor, Donald Trump, y renuncia al refugio tributario, según avanzó el diario The Wall Street Journal.

Esta medida impulsada por el Gobierno de Trump debía permitir que las compañías de servicios digitales pudieran elegir entre el nuevo impuesto que deberían abonar en los países donde ofrecen sus servicios si sale adelante la tasa digital o el sistema actual, por el que se someten a
la fiscalidad de la jurisdicción en la que han decidido fijar su sede social.

Las grandes tecnológicas como Google, Facebook y Apple utilizan muy a menudo esta opción para ubicar su sede en países con una presión fiscal baja y así tributar menos de lo que les tocaría en otros lugares.

La negociación para la tasa digital que se lleva a cabo en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lleva meses bloqueada por Estados Unidos, ya que la Administración de Trump había impuesto un veto a un dispositivo que estimaba que iba contra sus empresas. Un acuerdo en ese sentido permitiría redistribuir de manera justa entre países una recaudación tributaria anual de entre 60.000 y 100.000 millones de dólares (entre 50.000 y 83.000 millones de euros).

Ante la constatación de ese bloqueo, en octubre pasado se había acordado renunciar al objetivo de lograr un compromiso para finales de 2020 y se había pospuesto para mediados de 2021, con la vista puesta en un cambio de Gobierno en Washington.

Tras la reunión del G20, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, dijo estar "feliz" por la nueva posición del Gobierno estadounidense y se mostró convencido de que ahora la tasa digital está "al alcance de la mano".

También se felicitó por el cambio de postura el director para fiscalidad directa y coordinación fiscal de la Comisión Europea, Benjamin Angel, quien tildó en Twitter las palabras de Yellen de "un paso importante para abandonar el requisito de refugio tributario". 

Normas
Entra en El País para participar