Banca

Ejecutivos comerciales y operativos con más de 55 años, los que más se apuntan al ERE de Santander

De las 3.572 salidas pactadas a final de año ya se han aceptado 1.019

Logotipo de Banco Santander
Logotipo de Banco Santander

Banco Santander ya ha aceptado la salida voluntaria de 1.019 empleados en el marco del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que está ejecutando la entidad, según los datos trasladados a los representantes de los trabajadores en la primera reunión de la comisión de seguimiento.

El ERE acordado el pasado 15 de diciembre recogía 3.572 extinciones. El banco ya ha aceptado la salida voluntaria de 1.019, de las que 560 ya se han formalizado y el resto han sido pospuestas. La mayoría de los empleados a los que se les ha aceptado esta adhesión son ejecutivos comerciales y operativos, según asegura UGT en un comunicado.

Por tramos, el grueso de las salidas aceptadas corresponde a tramo de 58 a 61 años, con 421 trabajadores, y al de 55 a 57 años, con 371. Asimismo, se ha aceptado la salida de 123 empleados menores de 50 años, 57 trabajadores de entre 50 y 54 años y otros 47 de más de 62 años.

En cuanto a las reubicaciones, se han comunicado ya a 198 empleados, de los 400 que se reubicarán en Santander Personal, el centro que está potenciando en estos momentos el banco para que los clientes sean atendidos por gestores remotos.

Además, se ha completado casi en un 99% las externalizaciones a Santander Customer Voice, call center al que se han trasladado 450 trabajadores (350 en el área 'superlínea' y 100 en recobro), repartidas entre A Coruña, Santiago de Compostela, Cantabria, Madrid y Málaga.

También se externalizarán 650 reubicaciones a Santander Tecnología y Operaciones, de las que se han comunicado 235 hasta el jueves.

Desde UGT han hecho hincapié en que el banco atienda a las peticiones voluntarias de todos los adheridos, especialmente las de los mayores de 58 años que ya lo solicitaron en EREs anteriores, y ha reclamado una información más completa por parte de los gestores que comunican las situaciones que afectan a personas que han sufrido violencia de género o que tienen minusvalías propias o de algún familiar directo.

El sindicato también ha notificado los problemas de horario que se están comunicando, especialmente en Alicante, y ha solicitado revisiones salariales en los casos de traspasos y externalizaciones, en los que ha detectado errores en los cálculos globales de sueldos y en la inclusión de las subidas del convenio.

UGT ha insistido en que la ejecución del ERE se haga de forma no traumática, con especial sensibilidad a los menores de 50 años, que podrían tener "difícil" reconducir su actividad laboral en mitad de una pandemia.

Varias fuentes sindicales, por otra parte, aseguran que en los últimos meses "se ha detectado una enorme presión comercial, con petición continúa de logros. Hasta ahora siempre ha habido presión, pero no como la detectada en los últimos meses".

Los sindicatos también piden una actualización del plan de igualdad, que consideran obsoleto.

Normas
Entra en El País para participar