Telefónica vende el 60% de su filial de fibra en Chile a KKR y reducirá deuda en 400 millones

La compañía se ha valorado en 800 millones

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. EFE

Operación corporativa de Telefónica en el ámbito de las infraestructuras. La operadora y KKR han alcanzado un acuerdo para invertir en la nueva InfraCo, sociedad que será la encargada de operar y desplegar fibra óptica al hogar (FTTH) en Chile. De esta manera, la operadora venderá un 60% del capital de InfraCo a KKR. Tras el cierre del acuerdo, Telefónica Chile mantendrá el 40% restante.

En un hecho relevante remitido a las autoridades bursátiles, la operadora señala que la transacción valora el 100% de InfraCo en 1.000 millones de dólares (unos 800 millones de euros), lo que resulta en múltiplo de 18,4 veces el Oibda.

Telefónica no explicita el precio exacto de venta, que dependerá de distintos factores antes del cierre, si bien señala que, con la operación, reducirá su deuda financiera en aproximadamente 400 millones de euros.

KKR es un socio clave de Telefónica en los últimos años, con operaciones de relevancia como la compra de un 40% del capital de Telxius, filial de infraestructuras, que está en proceso de vender sus torres de telefonía móvil a American Tower por 7.700 millones de euros. KKR es también uno de los accionistas de referencia de MásMóvil tras la opa lanzada en 2020 junto a Cinven y Providence.

“KKR es un inversor de gran experiencia en plataformas de negocio mayorista en fibra óptica en otros países, complementando así la propia experiencia de Telefónica en despliegue y operación de fibra en los distintos países donde está presente”, señaló la operadora.

La operadora explica que la red de fibra de Telefónica en Chile será transferida a InfraCo, que comenzará sus operaciones con dos millones de unidades inmobiliarias pasadas (UUII) con planes de despliegue para alcanzar los 3,5 millones de unidades en 2023. Telefónica explicó que InfraCo está preparada para operar y acelerar los despliegues locales de red de fibra óptica a través de Chile, y ofrecer acceso mayorista para el negocio FTTH a todos los proveedores de servicios de telecomunicaciones y estos, a su vez, ofrecer servicios a sus clientes finales.

La transacción será sometida a consideración de las autoridades de competencia y se espera que su cierre se concrete en la primera mitad de 2021.

Laura Abasolo, directora general de Finanzas y Control de Telefónica, asegura que “la transacción cumple los objetivos del grupo, que pasan por acelerar el despliegue de redes a través de una estructura de capital eficiente, y cristalizar el valor de los activos”.

Deuda

Según la ejecutiva, Telefónica puede monetizar parte de estos activos, contribuyendo a reducir su deuda, y cumpliendo la estrategia de desarrollar nuevos modelos que permitan modular la exposición a Latinoamérica.

Con este movimiento, el grupo español replica, en gran medida, la operación realizada en Alemania, donde estableció a final de 2020 un vehículo de inversión en fibra en Alemania, en este caso de la mano de Allianz.

Normas
Entra en El País para participar