Rocco De Bernardis: “En 2020, la actividad quirúrgica pudo caer entre un 15% y un 20%”

El director general del área de dispositivos médicos del gigante estadounidense calcula un millón menos de cirugías el año pasado frente a las 5,4 millones que se hicieron en 2019

Rocco De Bernardis, director general de Johnson & Johnson Medical Devices. 
Rocco De Bernardis, director general de Johnson & Johnson Medical Devices. 

Está al frente de una de las firmas menos conocidas de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, la de dispositivos médicos, pero que es esencial para los hospitales por su especialización en el desarrollo de productos y servi­cios para los quirófanos. En particular, para las intervenciones oncológicas (cáncer de colon, pulmón y mama), cardiovasculares (arritmias, ictus), las asociadas a la obesidad, ortopédicas, traumatológicas y la neurocirugía.

La empresa trabaja en España con más de 600 centros públicos y privados y trata a poco más de dos millones de pacientes al año. En 2020 facturó 23.000 millones de dólares (unos 19.000 millones de euros) a escala global, un 11,4% menos frente a 2019 por la pandemia. Su director general, Rocco De Bernardis (Suiza, 1975), ingeniero mecánico por la Universidad Politécnica de Zúrich (ETH), dedicado a las áreas de ortopedia y traumatología (antes en automoción), cuenta el impacto que ha tenido el Covid en la actividad quirúrgica, en la lista de espera y las inversiones tecnológicas realizadas en los últimos ejercicios. La compañía espera crecer este año.

¿En qué áreas están invirtiendo?

Los dispositivos (implantes) o instrumentos relacionados con la cirugía son el corazón de nuestro negocio. Además, desarrollamos soluciones digitales en cuatro ámbitos: primero, la integración de procesos asistenciales, el antes, durante y el posquirúrgico. Segundo, la digitalización y robotización del quirófano para estandarizar los métodos, reducir la variabilidad y hacerlo menos dependiente de la capacidad individual del equipo quirúrgico. Tercero, la eficiencia logística y administrativa dentro del hospital. Y, por último, la formación de los profesionales.

Cuando habla de asistencia integrada, ¿a qué se refiere?

Por ejemplo, hay patologías como el cáncer de pulmón que necesitan un abordaje holístico e intentamos darles respuesta desde el punto de vista farmacéutico, tecnológico y de consumo, los tres sectores que abarcamos. Para la prevención, tenemos Nicorette para dejar de fumar; en tecnología sanitaria, para su diagnóstico precoz y gracias a la adquisición en 2019 de la empresa americana Auris Health [por más de 2.800 millones de euros], contamos con un sistema robótico que identifica lesiones pulmonares de forma mínimamente invasiva, llamado endoluminal, a través de un sistema microscópico que pasa a través de los bronquios y permite hacer biopsias in situ donde están las selecciones. Y desde Janssen [su división farmacéutica] ofrecemos los fármacos más avanzados.

Trabajamos en la integración asistencial, la digitalización y robotización del quirófano y la eficiencia logística y administrativa de los hospitales

¿Con qué hospitales trabajan en este sentido?

Tenemos ya 30 colaboraciones en diferentes comunidades autónomas y 40 en discusión en bariátrica y ortopedia. Con el hospital Vall d’Hebron, por ejemplo, hemos desarrollado una metodología para que el paciente que necesita una prótesis de rodilla reciba información previa al quirófano e incluimos después la rehabilitación. Según los datos preliminares, esto nos ha permitido reducir un 50% la estancia hospitalaria, aumentar la tasa de altas antes de las 12 de la mañana e incrementar la satisfacción del paciente.

¿Qué otras adquisiciones contemplan en robotización?

En febrero de 2020 compramos Verb Surgical [monto no divulgado], una compañía de Google con la que durante años mantuvimos una alianza conjunta para el desarrollo de un nuevo sistema de cirugía robótica. Y en noviembre pasado anunciamos la creación de la plataforma Ottava, que nos va a permitir competir en un futuro próximo con tecnologías como Da Vinci, la referencia en el mercado. En cirugía ortopédica, justo en enero obtuvimos la aprobación de la FDA para Velys, el programa robótico para cirugía ortopédica enfocada, para empezar, en prótesis de rodilla. Otra empresa que adquirimos en 2017 fue la alemana SPI (Surgical Process Institute) [cifra sin revelar], una solución digital de estandarización de procesos quirúrgicos para reducir la variabilidad y las complicaciones.

Rocco De Bernardis, en un momento de la entrevista en la sede de la compañía en Madrid.
Rocco De Bernardis, en un momento de la entrevista en la sede de la compañía en Madrid.

En total, ¿cuánto dinero ha invertido la compañía?

A escala global, en 2019 invertimos unos 12.000 millones de dólares [10.000 millones de euros] en I+D.

¿Cuál es el impacto del Covid en las intervenciones quirúrgicas?

Todavía no tenemos datos oficiales, pero estimamos una caída de alrededor de un millón de cirugías en 2020 frente a las 5,4 millones que se hicieron en 2019. Imagínese lo que eso significa en oncología o cardiovascular. La Sociedad Española de Oncología Médica calcula que cada año se producen unos 280.000 nuevos casos en España; con un parón de un par de meses hay unos 40.000 o 50.000 pacientes sin diagnosticar o tratar por la dificultad del sistema. La Sociedad Española de Neurología estima que en la primera ola hubo una caída del 33% de pacientes de ictus que acude a los hospitales a tratarse; eso tendrá consecuencias importantes. En la fase más aguda de la pandemia (marzo-mayo), en algunas especialidades hemos tenido un desplome de hasta el 80% o el 90%, por ejemplo, en electrofisiología y cirugía bariátrica. Hubo una recuperación en verano, pero en conjunto calculamos que la actividad quirúrgica pudo tener una bajada de entre un 15% y un 20%.

Nos enfrentamos a una lista de espera oficial y oculta de pacientes por el retraso en la atención de dolencias no Covid

¿Qué secuela inmediata tiene?

Nos enfrentamos a una lista de espera oficial y oculta de pacientes no Covid, porque no se ha podido actualizar. Y aquí estamos para colaborar y ayudar a identificar soluciones que la reduzcan.

¿Ha calculado cuántos afectados hay en esa lista oculta?

Es difícil hacer una estimación; sabemos que la lista de espera se incrementa en unos 6.000 pacientes diarios. El dato prepandemia era de 700.000, con un alza del 3% anual. Pero que ha subido de forma sustancial, sin ninguna duda.

¿Habrá más decesos o enfermedades en fases avanzadas por este motivo?

Aún no hay datos definitivos, sino preliminares de estudios en marcha; las sociedades médicas calculan que la supervivencia media en España ha caído un año y medio por el Covid en el último ejercicio, pero también por el resto de patologías que no se han podido tratar. Sabemos que en oncología, en muchos hospitales, los pacientes llegan con un estadio mucho más avanzado de la enfermedad, y eso significa una cirugía mucho más compleja y, a veces, con menos probabilidad de éxito. Es entendible que el foco esté en el Covid, pero hay que atender también el resto de enfermedades. Ya se están cancelando las cirugías mayores porque las UCI están otra vez a tope.

Normas
Entra en El País para participar