Inmobiliario

Colonial vende inmuebles por 617 millones para invertir en nuevos desarrollos

La compañía catalana se desprende de dos edificios en París por 263 millones

Colonial Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Época de desinversiones para Inmobiliaria Colonial. La socimi catalana reforzó en 2020 su política de rotación de activos para reducir deuda e invertir en el desarrollo de nuevos inmuebles mediante ventas récord de los últimos años. La empresa del Ibex 35 se desprendió el año pasado de propiedades por valor de 617 millones de euros, según se recoge de información remitida ayer por la empresa a la CNMV. La estrategia de la compañía es desprenderse de propiedades no estratégicas, ubicadas en zonas secundarias o en negocios como el retail y la logística de los que ha salido.

Destaca entre los inmuebles vendidos en el último cuatrimestre dos ubicados en París, su gran mercado como dueño de oficinas junto a Barcelona y Madrid. En concreto, se desprendió del edificio en el 112 de Wagram por 120,5 millones, el doble del precio al que lo adquirió en 2010. Igualmente, traspasó el número 9 de la Avenue Percier por 143 millones, a un elevado importe de 24.000 euros por metros cuadrado. Ese inmueble lo había comprado en 2015. En este caso, el comprador ha sido el fondo alemán Deka Immobilien.

Las ventas en el último año suponen alrededor del 5% del valor de la cartera de la inmobiliaria. En el último trimestre fue cuando la socimi más aceleró en transacciones, al deshacerse de propiedades por 413 millones, con una prima del 13% sobre su valor, según el documento para inversores de Colonial. Entre esos activos se sitúa también la sede de MásMóvil, procedente de la opa a Axiare, ubicada en la Avenida de Bruselas en Alcobendas (Madrid). Este mercado es considerado por la inmobiliaria como secundario y no prioritario para su estrategia.

Además, vendió a Bauhaus la tienda operada por esta marca en el centro comercial Les Gavarres en Tarragona, y la última parte del negocio logístico traspasado a Prologis, por el que se embolsa los últimos 64 millones.

La empresa del Ibex –que tiene a Pere Viñolas como consejero delegado– destaca que gracias a estas ventas refuerza su balance, debido a la reducción de deuda neta, que pasa de 4.600 millones en el tercer trimestre del pasado año a 4.200 millones a final del ejercicio, lo que supone algo menos del 35% de deuda respecto al valor de su cartera de activos o GAV. Además, según la socimi, permite “la mejora de su liquidez, que sobrepasa ya de manera holgada los 2.500 millones de euros”.

Tras estas operaciones, desde 2015 Colonial ha invertido 2.890 millones en adquisiciones y ha vendido propiedades por 2.010 millones. La empresa creada en 1946 vive una nueva etapa como socimi después de un saneamiento por la anterior crisis del ladrillo, abandonado el negocio residencial y haberse focalizado en el mercado prime de oficinas en el que su filial francesa SFL otorga una importante parte del negocio.

Si desde 2015 la empresa había apostado por programas de compras, bautizados como Alpha, en los dos últimos ejercicios han primado las desinversiones, especialmente en 2020 en un año de contexto de pandemia por el Covid-19. En 2019, la histórica inmobiliaria también vendió activos por 477 millones, frente al récord de inversiones de 2018 por 786 millones. La socimi informa que estas desinversiones concluye el programa Alpha V.

La política de rotación de activos sirve a la compañía para continuar con las inversiones en nuevos desarrollos de oficinas y reformas de inmuebles. En Madrid, destaca su gran proyecto de oficinas y residencial Campus Méndez Álvaro, además de otras rehabilitaciones en las calles Miguel Ángel, Velázquez, Castellana 163 y Sagasta. En Barcelona, brillan obras en Diagonal 525 en Les Corts y Plaza Europa 34 en Hospitalet del Llobregat, junto a la Fira.

Las desinversiones restantes que Colonial realizó en 2020 y que se incluyen en el Alpha V son los activos de Plaça Europa y Berlin en Barcelona y el Hotel Mojácar.

Normas
Entra en El País para participar