Gobierno tecnócrata

Draghi dispara el interés por la Bolsa y la deuda italiana

La prima de riesgo roza los mínimos de 2010

Bono italiano pulsa en la foto

Los inversores redoblan su interés por los activos financieros de Italia y el mercado de deuda, muy sensible a la inestabilidad política, es el que mejor está recogiendo el efecto del nombramiento de Mario Draghi como primer ministro. Tres días después de jurar su cargo al frente del Ejecutivo, Italia captó ayer 10.000 millones en una emisión sindicada a 10 años al 0,6%, la primera de 2021 y primera de la era Draghi. El interés que venían mostrando los inversores en el mercado por la deuda italiana en las últimas dos semana tuvo su reflejo en la demanda de la emisión, que marcó un nuevo récord al situarse en los 110.000 millones de euros, superando los 108.000 millones registrados en junio. Junto a esta referencia, Italia también vendió ayer 4.000 millones en deuda a 30 años ligada a la inflación con una demanda de 24.000 millones.

La colocación se produjo una semana después de que los bonos a cinco, 10 y 30 años marcaran mínimos históricos. Desde que el pasado 2 de febrero el presidente de la república, Sergio Mattarella, solicitara al exbanquero la formación de Gobierno, las rentabilidades de la deuda italiana han acelerado las caídas. Draghi aún no ha tomado ninguna medida, pero su experiencia como salvador del euro en los momentos más críticos de la crisis de deuda de la eurozona y la designación de un gobierno de perfil técnico han sido ingredientes más que suficientes para disparar la confianza a los inversores.

El efecto Draghi ha permitido que en las últimas semanas Italia se desmarque de la subida generalizada de las rentabilidades en la deuda soberana, un movimiento que se ha visto auspiciado por las expectativas de recuperación y de repunte de la inflación al calor de las subidas de los precios del crudo y del plan de estímulo que prevé aprobar EE UU el próximo mes. El rendimiento de la deuda italiana a 10 años se sitúa en el 0,57%, por debajo del 0,75% de finales de enero, mientras la alemana sube al -0,35%, su nivel más alto en ocho meses. Otros bonos como el español o el estadounidense repuntan al 0,29% y el 1,28%, máximos de cinco y 12 meses respectivamente.

Ignacio Fuertes, socio y director de inversiones de Rentamarkets, considera que en un país en el que la política es tan compleja que Draghi tome las riendas es una gran noticia. El exbanquero italiano será el encargado de diseñar el programa económico para la recepción de los fondos europeos, una pieza clave para la recuperación. Pero no será una tarea sencilla. “Será fundamental que no encuentre detractores políticos que le dificulten la gestión diaria y se enfrenta a grandes retos como la reducción de los altos ratios de deuda sobre PIB, que antes de la pandemia ya alcanzaban el 130%”, explica.

Rafael Valera, CEO de Buy & Hold, remarca que, si bien Draghi ha demostrado que sabe cómo comunicarse con los mercados, además de por la política italiana, el mercado de deuda se moverá por las expectativas de crecimiento y el programa de compras del BCE. Cristina Gavin, responsable de renta fija de Ibercaja Gestión, cree que la deuda italiana ya ha recogido todo el efecto de Draghi y considera agotado su recorrido. Para que las rentabilidades prolonguen la tendencia bajista y la prima baje de los 92 puntos básicos actuales (roza mínimos de 2010) la experta considera que será necesario una mejora sustancial de la economía y una corrección de los desequilibrios estructurales. Más optimistas se muestran en ING que, en declaraciones a Bloomberg, no descartan que el diferencial italiano baje a los 71 puntos básicos en los próximos seis meses.

La mayor alza bursátil de la zona euro, el 5,4% en 2021

Haber sido ayer la Bolsa Europea con peor de­sempeño (-0,69%) no arrebata al Mib italiano el honor de ser el índice de la zona euro con mejor desempeño en 2021 con un alza del 5,43%. En lo que va de año el incremento del apetito por el riesgo y en las últimas semanas, las expectativas de que Mario Draghi tomaría las riendas del país han servido de impulso. Desde el 2 de febrero, el Mib se revaloriza un 6,23%. Su menor exposición al turismo y el tirón de los bancos desde que se conociera que Draghi había sido designado para formar Gobierno explican este buen de­sempeño. En las útimas dos semanas, Banco BPM sube un 16,4%; Intensa Sanpaolo, un 12,9%: Finecobank, un 12,48% y UniCredit, un 9,34%.

Normas
Entra en El País para participar