Tecnología

Adigital urge al Gobierno una estrategia ‘cloud’ nacional para impulsar la economía del dato

Le pide promover la tecnología 'cloud' a costes accesibles y por consumo, crear un grupo de expertos para desarrollar una propuesta de estrategia en la nube para España y eliminar barreras regulatorias

Carina Szpilka, presidenta de Adigital.
Carina Szpilka, presidenta de Adigital.

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), con más de 500 empresas asociadas, insta al Gobierno a adoptar una estrategia cloud nacional para la transformación digital de España aprovechando la oportunidad de inversión que brinda el Fondo de Recuperación Europeo. Carina Szplika, presidenta de Adigital, remarcó que la nube es una de las tecnologías con mayor potencial de impacto multisectorial, “pues hace posible un acceso asequible a capacidades online que son potencialmente infinitas sin necesidad de llevar a cabo inversiones millonarias en infraestructuras de datos propias”, y comparó el progreso que aporta hoy el cloud a lo que supuso a finales del siglo XIX pasar de los generadores eléctricos individuales, que sólo unas pocas empresas podían permitirse, a la construcción de las primeras centrales eléctricas para el consumo masivo de electricidad a precios accesibles para todos.

“Las tecnologías y servicios de computación en la nube son esenciales para cumplir con los retos más acuciantes de nuestra transformación digital al facilitar a todas las empresas y administraciones públicas, con independencia de su tamaño, el acceso a las últimas tecnologías y a precios muy bajos, pagando solo por lo que se consume”, insistió Szplika, subrayando que la nube es la base de “la economía del mañana, la economía del dato. Sin ella, no es posible desarrollar tecnologías clave como el big data, la inteligencia artificial o el internet de las cosas”.

Adigital pretende, según explicó, vehicular un ecosistema de tecnología cloud en España, como elemento habilitador y democratizador del acceso a la innovación y a las tecnologías de la información más avanzadas. En su opinión, la nube aporta, además, un valor en sí mismo y juega un papel dinamizador de la innovación y de la actividad económica, pues promueve también la creación de nuevos modelos de negocio, estimulando la economía y generando nuevas oportunidades laborales tan necesitadas en este momento”.

Szplika aseguró que España debe redoblar sus esfuerzos en la nube porque aún “está muy lejos de contar con un sistema cloud robusto”. Los últimos datos que se conocen sobre la implantación del cloud computing en la administración pública en España se remontan a 2012. En aquel entonces, el 56,2% de las administraciones afirmaban conocer el concepto de computación en la nube, aunque el 40,6% simplemente había oído hablar de ello, sin dominarlo en profundidad. Este desconocimiento generalizado se traducía en que tan solo el 33,4% de las administraciones públicas empleaban algún tipo de servicio cloud. “Es lógico pensar que desde entonces ahora habrá mejorado la situación, pero aún falta mucho por hacer”, añadió.

En el sector empresarial, la penetración de este tipo de tecnología también es limitada. Según los últimos datos publicados por el INE en su encuesta sobre uso TIC en empresas, en 2019 solo un 28,1% de las empresas españolas con acceso a internet utilizaban los servicios en la nube, lejos de la media europea, que está en el 36%.

Adigital destacó que la evolución de la adopción de la nube en España ha sido muy positiva en los últimos seis años, pues se ha pasado de un 15% de empresas que adquirían estos servicios en 2014 al 28,1% en 2019, “pero hay un gran riesgo de brecha digital entre las grandes y las pequeñas empresas”, señaló Szplika. Así, mientras hace dos años el 62,1% de las grandes empresas y el 42% de las medianas con acceso a internet compraron los servicios en la nube, solo lo hicieron el 24,4% de las empresas pequeñas.

A nivel internacional, los últimos datos disponibles para comparar el uso del cloud de España con los principales países europeos son de Eurostat en 2020. Según los mismos, en los últimos dos años España ha subido cuatro puntos, de un 22% a un 26%, y se sitúa al nivel de Francia (27%), pero por detrás de Alemania (33%) y, especialmente, Italia, que pasa a ocupar el quinto puesto en Europa con un 59% de implantación frente al 28% del 2018.

Ante esta situación, Adigital ha elaborado un documento que recoge los cuatro ejes prioritarios de acción e inversión, “con el compromiso de colaboración de la asociación y de la industria cloud en España”. El primero es promover la tecnología cloud a costes accesibles y por consumo, tales como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, el big data, la ciberseguridad o el blockchain, entre otras, así como priorizar la inversión en la infraestructura de datos, el almacenamiento y la computación, así como en la conectividad, las redes y la ciberseguridad.

La asociación también propone la creación de un grupo de expertos para desarrollar una propuesta de estrategia cloud para España y las administraciones públicas, en el contexto del España Digital 2025; impulsar y promover la colaboración público-privada para la capacitación y formación digital de los profesionales en las administraciones públicas y el sector privado y la atracción de talento digital, y acelerar la migración al cloud de las pymes, apoyándose en los programas de Red.es y el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Para Szplika es el momento de hacer esta apuesta “porque contamos con el apoyo de los poderes públicos” como muestran el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia España Puede y el Plan España Digital 2025, “que son una oportunidad inmejorable para lograrlo e impulsar el tamaño de la economía digital española”. La presidenta de Adigital resaltó cómo el primero de estos planes reconoce los sistemas en la nube como un área clave y cómo el segundo va más allá y anuncia por primera vez una estrategia cloud para la administración general del Estado.

Pese a estos pasos datos, la asociación ve urgente eliminar algunas barreras que aún existen para la adopción de la nube. “Es urgente promover un cambio cultural en las empresas y administraciones, formando a los profesionales y cargos públicos y dando respuestas en torno a la percepción de falta de seguridad y de control de los datos” que hay en torno al cloud. Según Szplika, los proveedores de tecnologías en la nube operan con altos estándares de seguridad, dado, entre otras cosas, el “complejo marco normativo que gobierna la economía del dato”, y sus inversiones en ciberseguridad son “infinitamente superiores a los que las empresas o instituciones podrían permitirse por sí mismas”.

Igualmente, es clave ajustes regulatorios. Un ejemplo claro, dijeron desde Adigital, es la Ley de Contratos del Sector Público que plantea dificultades a la hora de que las administraciones puedan acceder a servicios cloud. También apuntaron que es importante que la contratación de servicios cloud pudiera pasar de considerarse un gasto a una inversión, también para el sector privado, cuyas empresas a menudo no pueden beneficiarse de los incentivos a la I+D+i cuando invierten en tecnología cloud. Y con ello la flexibilización de modelos contractuales que contemplen el pago por uso.

Desde Adigital se recuerda que estas recomendaciones se enmarcan dentro de las directrices del Fondo de Recuperación Next Generation EU y las prioridades políticas de la Comisión Europea, que señalan la transformación digital y la transición ecológica como los ejes centrales de la Europa del mañana. Y en este contexto, Szplika aplaudió que España vaya a destinar el 33% del mecanismo de recuperación y resiliencia a la digitalización, por encima de la UE, y reiteró que ello trae consigo “una oportunidad única para considerar la nube como un ámbito de inversión prioritario, y ayudar a consolidar la digitalización de la UE y competir en este nuevo escenario geopolítico mundial”.

La presidenta de Adigital insistió en que España tiene una oportunidad de jugar un papel decisivo impulsando un marco de gobernanza para la nube, abierto y garantista, que sea capaz de aglutinar las capacidades tecnológicas más punteras. “La nube no es simplemente una tecnología más. Está en el centro de los procesos de digitalización que deben abordar las administraciones, las empresas y los ciudadanos. Y una apuesta por el cloud ayudará a elevar el tamaño de la economía digital en España, que se aproximó al 19% del PIB en 2019, y a cerrar la brecha que nos separa de los líderes, como EE UU y China”.

Normas
Entra en El País para participar