Reparto a domicilio

Glovo duplica pérdidas hasta 199 millones pese a triplicar ingresos

Hasta 2019 pagó 13,8 millones por cotizaciones sociales no abonadas de falsos autónomos

Vista de la aplicación de Glovo, en una imagen de archivo.
Vista de la aplicación de Glovo, en una imagen de archivo.

La plataforma de reparto a domicilio Glovo sigue disparando sus ingresos y sus pérdidas. Según los resultados consolidados de la compañía de origen catalán, recientemente depositados en el Registro Mercantil, en 2019 ha triplicado la cifra de negocios hasta 218,5 millones de euros, y ha duplicado sus pérdidas hasta la cifra de 199 millones.

Esta tendencia en los resultados ha sido una constante desde la creación de la ‘startup’. Se trata de un proceso normal, ya que Glovo se encuentra en plena fase de crecimiento por lo que está afrontando fuertes inversiones que de momento impiden obtener la rentabilidad del negocio. De hecho, en el su último año fiscal más que duplicó los gastos de personal hasta los 51 millones de euros, después de pasar de contar con una plantilla media de 495 trabajadores en 2018 a 1.042 empleados en 2019.

Respecto a la relación laboral entre Glovo y los repartidores, que ha estado en el punto de mira de la Inspección de Trabajo, la compañía detalla en sus cuentas que hasta 2019 tuvo que abonar un pago de 13,8 millones de euros tras recibir las actas de liquidación de las ITSS de Barcelona, Málaga, Valencia, Zaragoza, Granada, Valencia, Málaga, Madrid, Pontevedra, Cantabria, Salamanca, Valladolid, Bizkaia, Córdoba, Murcia, Navarra, Burgos e Islas Baleares, dado que los que “los colaboradores deberían encuadrarse en el régimen general de la Seguridad Social y no en el régimen especial de trabajadores autónomos, ni en consecuencia tampoco como TRADE”.

Además, indica que prevé que “otras ITSS se pronuncien en el mismo sentido” y que “todas ellas están siendo cerradas con un acta de liquidación y unas altas de oficio”.

Por otra parte, el auditor de Glovo ha emitido un informe de auditoría con salvedades, ya que explica que la compañía provisionó 3,4 millones de euros para “obligaciones con el personal derivado de planes de incentivos”, pero el grupo no ha realizado una estimación del pasivo a registrar al cierre del ejercicio, y por ello no “hemos dispuesto de un cálculo actualizado que permita verificar la dotación a la provisión que debería registrarse en 2019”.

El auditor también incluye un párrafo de énfasis, ya que a pesar de las citadas actas emitidas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por las que ha abonado 13,8 millones hasta 2019, la compañía no ha provisionado ninguna cantidad alegando que ya "ha presentado alegaciones a las actas presentadas por la ITTS, y presentará alegaciones a las actas que pueden devenir considerando que serán estimadas y si no prosperan, recurrirán y lo elevarán a instancias superiores".

Normas
Entra en El País para participar