Energía

IFM asegura que Medgaz es estratégico y rechaza vender activos de Naturgy

El fondo se compromete a ser un inversor de largo plazo

IFM asegura que Medgaz es estratégico y rechaza vender activos de Naturgy

IFM repite una y otra vez su mantra de calma y continuidad para Naturgy. El fondo australiano, que ha lanzado una opa sobre el 22,69% de la primera empresa gasista española a 23 euros por acción, rechaza que su entrada en el capital y en el consejo de Naturgy impulse la venta de activos. Y, en concreto, la del gaseoducto Medgaz, que el fondo considera estratégico, según fuentes financieras.

“La intención de IFM es promover la estabilidad absoluta en Naturgy, sin ventas de activos estratégicos, como Medgaz, y alineado al 100% con la actual estrategia del equipo directivo liderado por Francisco Reynés”, señalan fuentes próximas a la operación.

Esta declaración de intenciones puede resultar clave para IFM. El fondo de pensiones australiano necesita de la autorización del Gobierno para llevar a buen puerto la operación, en virtud de un decreto que aprobó el Ejecutivo en pleno confinamiento para proteger a las empresas consideradas estratégicas de inversores extranjeros no deseados. Y Naturgy es estratégica como pocas. Es la primera gasista española y dueña del 24,5% del gaseoducto argelino de Medgaz. Este activo está controlado también por BlackRock (con otro 24,5% en alianza con la empresa española) y por la argelina Sonatrach (51%). Esta última cuenta con un 4,1% de Naturgy que podría vender, al menos en parte, en la opa. De hacerlo, podría correr peligro el acuerdo entre ambas firmas sobre el gasoducto.

La posibilidad de que un elemento tan clave como el suministro energético en un país acabe en manos de un fondo extranjero abre la puerta a que el Gobierno utilice su poder de veto. Cierto es que desde 2016 el fondo estadounidense de infraestructuras GIP está presente en el capital con alrededor de una quinta parte –ahora controla un 20,64%– y que, en 2018, CVC, aliado con los March, compró un porcentaje similar, de manera que ahora ostenta el 20,72%. También influye el miedo de que la empresa acabe desbaratada, dividida en partes y el país pierda la influencia sobre estos activos. Unas opciones que, según indican fuentes financieras, no está encima de la mesa de IFM.

Tampoco se plantea la exclusión de Bolsa. Es más, Naturgy contaría con liquidez suficiente incluso para mantenerse en el Ibex 35, aunque la oferta fuera un éxito absoluto. Esto reduciría su capital libre en el mercado (free float) al entorno del 7%. En todo caso, el fondo se conforma con el 17%, porcentaje que dejaría a la empresa con un free float más elevado, cercano al 13%.

Por el momento, todo apunta a que hay ciertas grietas en el Ejecutivo respecto a la operación. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, se pronunció el miércoles a favor de que el Estado tenga “cierto control” sobre empresas estratégicas, en línea de lo que parece defender Iván Redondo, el consejero áulico del presidente, Pedro Sánchez, del que es jefe de gabinete.

Primero, el análisis

Otros miembros del Consejo de Ministros como las vicepresidentas de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y de Transformación Ecológica, Teresa Ribera, se muestran más cautas y optan por esperar a que IFM registre la petición de autorización para opinar. La primera ha dicho que se estudiará a fondo y la segunda que todavía falta información para poder tomar una decisión.

Y es que aún queda tiempo. El fondo que pilota en España Jaime Siles aún no ha registrado la petición de autorización, si bien espera hacerlo en el futuro inmediato. Ya ha establecido contactos con Industria, la primera ventanilla en la que debe arrancar todo el proceso de aprobación.

“La presentación de la solicitud ante el Gobierno se producirá en los próximos días y los contactos realizados hasta ahora han sido informales. El fondo está siguiendo el manual punto por punto para solicitar la autorización, y por su posición en el capital de la empresa gasista, que no será mayoritaria, no tiene sentido que se impongan condiciones”, según las fuentes consultadas.

Mientras, la CNMV sigue con su trabajo, después de recibir el viernes de la semana pasada la solicitud de admisión a trámite de la opa parcial. El supervisor arrancará la revisión de la documentación entre hoy e inicios de la próxima semana.

Buena recepción en el entorno de La Caixa

  • Criteria. De los tres grandes accionistas de Naturgy, el holding de participaciones de la Fundación Bancaria La Caixa, con un 24,8%, es el único que no se ha pronunciado. CVC, la familia March y GIP no acudirán a la opa y promoverán que IFM tenga dos asientos en el consejo. Pero fuentes conocedoras del proceso señalan que la recepción de la oferta en el entorno del presidente de Criteria, Isidre Fainé, ha sido positiva. Aunque reconocen que es posible que venda una parte de su actual participación. IFM considera que la afinidad con este inversor es absoluta. Y, aunque hipotéticamente puede desprenderse de una parte, se mantendrá con una peso relevante, ya que el prorrateo afecta a todos los accionistas. En función del número de inversores que acudan a la opa, Criteria, si opta por vender, se quedaría con entre el 17% y el 18% de la empresa gasista.
  • Sindicación. BNP Paribas, asesor, financiador y avalista de IFM en la opa parcial, está negociando con los grandes bancos españoles para sindicar el crédito de 2.000 millones con el que IFM financiará la opa. CaixaBank, controlado en un 40% por Criteria, es una de las mejor posicionadas para entrar en el sindicado, como publicó CincoDías el 4 de febrero.
Normas
Entra en El País para participar