Ingeniería

Los minoritarios de Abengoa atacan de nuevo y fuerzan una junta para cambiar al consejo

Tratan de nombrar al expresidente de Amper, Clemente Fernández, así como a José Alfonso Murat Moreno y el expresidente de Cantabria José Joaquín Martínez Sieso

Los minoritarios de Abengoa atacan de nuevo y fuerzan una junta para cambiar al consejo

Un grupo de accionistas minoritarios trata de dar un nuevo golpe de mano en Abengoa. Titulares del 3,37% de las acciones de Abengoa S.A. han forzado la convocatoria de una nueva junta de accionistas en la que aspiran a revocar el consejo nombrado actualmente. La cumbre se celebrará el 4 de marzo.

El otrora gigante andaluz de las renovables está pilotado actualmente por Juan Pablo López-Bravo, como presidente, y Margarita de la Riva Smith. El tercer consejero nombrado, Jordi Sarrias, dimitió. El objetivo de este grupo de accionistas es que sea el expresidente de Amper, Clemente Fernández, quien pilote Abengoa como nuevo presidente. Y que le acompañen en el consejo el empresario José Alfonso Murat Moreno y el expresidente de Cantabria por el PP Jose Joaquín Martínez Sieso.

Se trata del enésimo golpe de mano que tratan de lanzar este grupo de accionistas minoritarios. Ya en noviembre consiguieron la salida del anterior consejo de la firma, capitaneado por Gonzalo Urquijo. Su principal caballo de batalla era el acuerdo de refinanciación que firmó la compañía. En esencia, suponía transmitir todos los activos de Abengoa a una nueva compañía, Abenewco 2, controlada por los acreedores y donde los actuales accionistas del grupo de ingeniería tuviesen una pequeña participación.

El objetivo de los minoritarios fue forzar un golpe de mando en Abengoa para parar este plan de rescate y exigir un trozo mayor de la tarta. Ficharon en un principio a Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola y exdiputado de Ciudadanos en el Congreso, como presidente, pero renunció antes de abandonar el cargo. Una parte de los minoritarios consiguió también un nuevo acuerdo de los acreedores que les otorgaban unos derivados financieros, una especie de warrants, para poder incrementar sus ganancias si mejoraba la situación de Abengoa en un futuro y más acciones de la nueva Abengoa. Pero no ha sido suficiente.

Mientras, la compañía trata de cerrar ese acuerdo de refinanciación con los acreedores, pilotados por Banco Santander y KKR y representados por el banco de inversión Houlihan Lokey. Más allá de los movimientos de los minoritarios, el caballo de batalla ahora está en cerrar de una vez por todas la refinanciación. El problema está en una línea de 20 millones que estaba previsto que aportase la Junta de Andalucía. El Gobierno autonómico, en manos de PP y Ciudadanos, dice no contar con instrumentos para realizar tamaña inversión. El Ejecutivo nacional, de PSOE y Unidas Podemos, lo niega. Y rechaza avalar el rescate con el ICO y Cesce si la Junta de Andalucía no da su brazo a torcer. Esta disputa política ha provocado la dimisión de Gonzalo Urquijo y el resto de consejeros de Abenewco, que antes habían sido destituidos de Abengoa S.A. por los accionistas rebeldes.

Mientras, el tiempo paremia. La compañía ha prolongado por enésima vez el periodo para cerrar el rescate hasta el 19 de febrero. Las fuentes consultadas creen que la situación de la compañía es tan delicada que no creen que pueda evitar mucho más tiempo el concurso de acreedores y la liquidación. De hecho, es posible que para cuando esté fijada la cumbre impulsada por los minoritarios, el 4 de marzo, no haya compañía que dirigir.

Normas
Entra en El País para participar