Inmobiliario

Blackstone, Caixabank y Sareb, los grandes dueños de vivienda en alquiler

Los 40 mayores propietarios disponen del 4,2% del parque destinado al arrendamiento

Propietarios vivienda alquiler Pulsar sobre el gráfico para ampliar

¿Quiénes son los grandes propietarios de vivienda destinados al alquiler y cuántas casas tienen? Blackstone, Caixabank y Sareb son los grandes tenedores en un mercado muy atomizado en España, según un estudio a fecha de diciembre de Atlas Real Estate Analytics adelantado por Cinco Días.

Por entidades, Caixabank es la que más casas dispone en arrendamiento, 25.000, según este informe, a través fundamentalmente de la empresa Building Centre.

Aunque el gran propietario es el fondo estadounidense Blackstone, con casi 40.000 casas, diseminadas en varias sociedades. La principal es Testa Residencial, con 20.000 unidades, la socimi adquirida a Merlin, Santander y Acciona. Le siguen como firmas de este fondo Albirana (9.176 viviendas; Fidere (6.500); Torbel (2.170) y el servicer Anticipa (1.500).

Como tercer gran propietario aparece el banco malo Sareb. La consultora Atlas recoge 14.800 casas destinadas al alquiler. Aunque Sareb matiza que actualmente disponen de 6.883 arrendamientos en el mercado libre y 2.700 dispuestas en convenios con Administraciones públicas como vivienda social. La entidad financiera anunció recientemente que su parque disponible para convenios con ayuntamientos y comunidades autónomas llega a las 10.000 unidades.

El informe de Atlas recoge que entre los 40 grandes propietarios disponen de 115.085 casas, lo que supone que controlan el 4,2% del parque residencial en alquiler. Ese pequeño porcentaje hace que sea muy difícil que puedan presionar o influir en el alza de los precios del alquiler, como en el pasado sugirieron grupos políticos como Unidas Podemos especialmente dirigiendo sus reproches a las socimis.

Como socimis, entre los grandes propietarias además de Testa, destaca Vivenio (del fondo holandés APG y Renta Corporación), con 3.200 casas. Igualmente, Tempore (del fondo texano TPG y Sareb) dispone de 2.565 unidades. Las ya citadas Albirana y Fidere, de Blackstone, también se rigen por la figura fiscal de las socimis.

El desembarco de estos fondos e inversores institucionales en los últimos años llega a semejanza de lo que ocurre en otros países europeos, donde la presencia de este tipo de capital es más frecuente, en muchos casos también ligados a parques de viviendas construidos en el pasado por el sector público y por grandes corporaciones. Desde el sector inmobiliario, se ve como una oportunidad de crear en España este tipo de edificaciones con alta demanda, con capacidades industriales de escala que abaraten costes, que renueven un parque muy envejecido y con gestión profesional del arrendamiento, que en el país está controlado actualmente por particulares.

Entre los nuevos grandes propietarios se encuentran fondos como Ares (3.021 casas), con una relevante posición inversora, igualmente que la aseguradora Axa (3.619 apartamentos).

Entre los pioneros del sector se encuentran Lazora (7.000 unidades) y Encasa Cibeles, de Goldman Sachs (2.935). Con presencia menor, también destacan entidades financieras como Sabadell y Liberbank.

La consultora Atlas calcula que en España existe un déficit de 1.841.440 viviendas en alquiler teniendo en cuenta la demanda de arrendamiento, el parque residencial actual y la comparativa con los países europeos. Actualmente en el país, el 24,1% de las casas en España tienen un contrato de arrendamiento (15,4% en el mercado libre) frente al 28% de media en Alemana, Francia, Reino Unido e Italia.

El interés del sector privado viene justificado por la enorme demanda de este producto en las grandes urbes. “En lo que a acceso a la vivienda se refiere, los españoles tienen una presión creciente para optar por el alquiler en lugar de una vivienda en propiedad que queda cada vez más lejos”, refleja el documento.

Las empresas sustituyen a los particulares

El estudio de Atlas Real Estate Analytics recoge como tendencia que las personas jurídicas están tomando el relevo a los particulares en los grandes núcleos de población. En la ciudad de Madrid, por ejemplo, el 62% de las altas de inmuebles residenciales son de empresas, con los datos de la Dirección General del Catastro. En Barcelona, llega al 55%; en Valencia al 56%; y en Sevilla al 61%. Sin embargo, esa concentración en personas jurídicas se dispersa en cuanto se comprueba fuera de las grandes urbes.

Normas
Entra en El País para participar