Siderurgia

Tubacex abre su ajuste en España con 150 despidos en Álava

La reordenación afecta al 18,75 % de la plantilla de los centros de Llodio y Amurrio

Jesús Esmorís, consejero delegado de Tubacex.
Jesús Esmorís, consejero delegado de Tubacex.

Tubacex ha abierto la fase de ajuste en España, tras reordenar su estructura en el resto del mundo. El fabricante de tubos sin soldadura ha comunicado a los sindicatos la puesta en marcha de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para sus dos plantas en Álava, ubicadas en Llodio y Amurrio. La medida supondrá 150 despidos, el 18,75 % de la plantilla total de ambos centros.

Con 800 empleados en Llodio y Amurrio, Tubacex también recurrirá a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por la caída de las ventas a causa de la pandemia. El núcleo del negocio de la corporación vasca está centrado en la industria del petróleo y el gas, cuya demanda ya se había reducido un 40 %, antes de la aparición del Covid-19 en la escena económica. El grupo se ha diversificado a otros sectores, como la aeronáutica y la energía, para reducir esa dependencia.

La empresa, cuyo consejero delegado es Jesús Esmorís, había advertido de la dificultad de la situación. Ambas instalaciones registraron en 2020 unas pérdidas de 18 millones. La pandemia ha acelerado el proceso de descarbonización que se observa en la industria. Y no ha dado tiempo a las empresas para apuntarse a la transición energética, según los analistas.

Las filiales TTI y Aceralava, con sede en Llodio y Amurrio, respectivamente, tienen el nivel de costes laborales más altos del grupo, con plantas en Italia, Austria, Estados Unidos y varios países de Asia. Tubacex anunció el año pasado la puesta en marcha de un plan de reducción de costes del 20 % que suponía la supresión de medio millar de empleos sobre una plantilla total de 2.500 profesionales.

Para evitar despidos en Euskadi, Esmorís propuso medidas "no traumáticas" para lograr un ahorro del 10 %. Entre ellas, la reducción de los salarios en un 9 %. Ante la oposición de los sindicatos, según fuentes de la empresa se ha recurrido a un ERE para "no poner en riesgo la continuidad del negocio".

Normas
Entra en El País para participar