Inmobiliario

Premier, de la familia Mitterrand, busca el top 5 entre las promotoras en España

La firma de la familia Mitterrand entregará 760 viviendas en 2021

Promoción de Premier en Viladecans (Barcelona).
Promoción de Premier en Viladecans (Barcelona).

La histórica promotora de la familia Mitterrand es poco dada a aparecer en las noticias ni en los rankings de las grandes inmobiliarias en España. Pero la empresa francesa, en su labor callada, se ha convertido en una de las compañías con mayor actividad de construcción de vivienda de los últimos años en un sector en recuperación después de la crisis del ladrillo y todavía muy atomizado.

“Nosotros hemos seguido construyendo incluso en los peores momentos de la anterior crisis”, revela Vicenç Topas, director general de Premier, quien explica que en los últimos tiempos han entrado en el top 5 de promotoras con más entregas y para este año también vaticinan estar entre las cinco o diez mayores del sector. Para 2021, la firma gala prevé entregar 760 viviendas, frente a las 468 del pasado año.

Esas cifras colocan a la empresa en el segundo escalón de entregas, tras las cotizadas Aedas y Neinor y los grupos Vía Célere y Amenabar. De esas 760 casas que barajan entregar este año, ya tienen vendidas el 90% de las unidades. Para el próximo año, Premier quiere acercarse a las 500 entregas, una media a la que aspiran para los próximos ejercicios.

Premier pertenece al grupo Bassac, creado en 1972 por Olivier Mitterrand, y que ha construido 80.000 casas en su historia en Francia, Alemania y España. Este empresario es sobrino del ya desaparecido presidente francés François Mitterrand. La familia sigue controlando casi el 84% de este holding cotizado en Euronext.

La compañía se habrá acercado en 2020 a una facturación en España cercana a los 130 millones de euros, con datos todavía provisionales, frente a los 113,5 millones del ejercicio anterior.

Vicenç Topas, director general de Premier
Vicenç Topas, director general de Premier

La empresa lleva operativa en el país desde hace 32 años. Ha sido uno de los principales actores en construcción de viviendas protegida, su gran mercado junto a la vivienda para la clase media en las zonas metropolitanas de Madrid y Barcelona. “Nos dirigimos al segmento de primera vivienda y al de reposición”, aclara Topas.

Precisamente el director general de Premier recalca el problema que tienen los jóvenes para acceder a una casa por la dificultad para lograr créditos hipotecarios, debido a los bajos sueldos y las malas condiciones laborales, algo que se ha agravado con la crisis del Covid-19. “El acceso de la vivienda de los jóvenes es un gran problema en este país. Y solo faltaba la pandemia para agudizar la situación debido a los ERTE y el desempleo, que van a complicarla todavía más”, lamenta. Por eso, de la misma forma que lo repiten los responsables del sector, apuesta por la colaboración público-privada para dar una solución a la vivienda asequible.

La compañía prevé también dar un salto en compras de suelo a partir de este año, optando a operaciones de mayor tamaño, gracias al acceso a su primer programa de pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), con un saldo vivo máximo de 50 millones.

El pasado año, la empresa invirtió alrededor de 30 millones en diferentes compras de terrenos en Madrid y Barcelona. Para este año, las adquisiciones podrían alcanzar los 40 millones, pero dependiendo de las oportunidades en el mercado. Una de sus últimas grandes operaciones ha sido la adjudicación por subasta de un terreno del Ministerio de Defensa en el barrio madrileño de Julián Camarillo.

Normas
Entra en El País para participar