Covid-19

Hungría reta a Bruselas y compra dos millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V

El 1% de la población húngara confía en ese producto, no autorizado por la Agencia Europea del Medicamento

Vial de la vacuna rusa Sputnik V.
Vial de la vacuna rusa Sputnik V.

El presidente húngaro Viktor Orbán sigue con su reto frente al plan común de vacunación frente al Covid-19 de la Comisión Europea. El mandatario ultranacionalista, con cercanía política con su homólogo ruso Vladimir Putin, se ha salido del guion y ha llegado a un acuerdo para comprar dos millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, pese a que el producto no está autorizado por la Unión Europea, informó este viernes la televisión pública M1, recoge Efe.

El ministro de Exteriores, Péter Szijjárto ha informado después de entrevistarse en Moscú con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, de que las vacunas llegarán al país centroeuropeo en tres tandas: una primera de 600.000 dosis, otra de un millón y una tercera de 400.000. Szijjártó no especificó cuándo llegará el primer lote de vacunas.

Hungría confirmó ayer la autorización, por parte de sus autoridades sanitarias, de la vacuna rusa contra el Covid-19 y la británica AstraZeneca, rompiendo así la estrategia común de los 27.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) es la encargada de autorizar el uso de fármacos en la UE, aunque en casos excepcionales los países pueden aprobar ciertas sustancias en su territorio, como ya ocurrió con la vacuna de Pfizer en Reino Unido unos días antes de aplicar el Brexit. De momento, el organismo comunitario no ha evaluado ni la seguridad ni la eficacia de Sputnik V. En el caso de la candidata de AstraZeneca podrá ser importada cuando la UE autorice su uso, adelantó ayer el ministro de Gobernación, Gergely Gulyás.

El Gobierno del ultranacionalista  Orbán ha criticado varias veces a la UE por la lentitud del suministro de las vacunas ya autorizadas, Pfizer/BioNTech y Moderna, lo que le ha servido para justificar sus negociaciones con productores de fármacos de Rusia y China. El país centroeuropeo ha inmunizado hasta ahora a casi 140.000 personas con los dos tipos de fármacos que han llegado desde la UE y no ha utilizado todas las vacunas a su disposición.

Según un sondeo reciente, publicado por el digital económico Napi.hu, solo el 1% de los húngaros se vacunaría con el fármaco chino, el 2% con el ruso y el 4% con el de AstraZeneca, frente al 46% que confía en la vacuna de Pfizer/BioNTech.

Bruselas ha seguido hasta ahora un plan común de vacunación. Fue el Ejecutivo de Ursula von der Leyen el que negoció conjuntamente los contratos con para seis alternativas: Pfizer/BioNTech; Moderna; AstraZeneca; Janssen; CureVac, y Sanofi. Esta compra centralizada ha dado mucho poder de negociación a los socios europeos frente a otros territorios del mundo. Para que se aprueben, como ha sucedido con los casos de Pfizer/BioNTech y Moderna, la EMA debe evaluar sanitariamente el producto. Está previsto que el siguiente análisis, la próxima semana, sea la de AstraZeneca. Sputnik V está autorizada en Rusia.

Normas
Entra en El País para participar