Fútbol

La FIFA veta la Superliga que promueven Real Madrid y Barcelona para elevar sus ingresos

El ente rector del fútbol mundial advierte de que vetará a todo futbolista que participe en ella en todas las competiciones oficiales, incluido el Mundial

La FIFA veta la Superliga que promueven Real Madrid y Barcelona para elevar sus ingresos

Golpe sobre la mesa de la FIFA y la principales federaciones continentales. La asociación rectora del fútbol mundial ha lanzado este jueves una dura advertencia a los clubes que están promoviendo la creación de una Superliga europea, entre ellos Real Madrid, Barcelona o Juventus, y que tiene como objetivo crear una liga cerrada con los clubes más grandes del continente para elevar los ingresos que perciben por los derechos audiovisuales y patrocinios.

"En vista de la reciente especulación mediática sobre la creación de una Superliga europea cerrada por parte de algunos clubes europeos, la FIFA y las seis confederaciones (AFC, CAF, CONCACAF, CONMEBOL, OFC y UEFA) desean reiterar una vez más y recalcar con firmeza que tal competición no sería reconocida ni por la FIFA ni por la confederación correspondiente", dice el comunicado lanzado esta mañana, que añade: "A todo club o jugador implicado en una competición así, como consecuencia, no se le permitiría participar en ninguna competición organizada por la FIFA ni por su confederación correspondiente". Esto incluiría desde las ligas nacionales hasta el Mundial de naciones.

"Según los estatutos de la FIFA y las confederaciones, todas las competiciones deben ser organizadas o reconocidas por el organismo competente a su nivel correspondiente; es decir, por la FIFA a nivel mundial y por las confederaciones a nivel continental", continúa el comunicado. Este subraya que la única competición mundial reconocida por FIFA y confederaciones es la Copa Mundial de Clubes, que ha cambiado su formato para ampliar el número de participantes a 24 equipos. Este debía estrenarse este año en China pero el retraso de competiciones como la Eurocopa el año pasado por la pandemia han hecho que su fecha definitiva esté en el aire.

La creación de una Superliga europea va cogiendo cada vez más fuerza, pese a la oposición de los entes oficiales del fútbol. Los principales clubes del continente, a través de la ECA, vienen insistiendo en la necesidad de crear una nueva competición alternativa a la Liga de Campeones, con el objetivo de incrementar el número de partidos jugados entre los equipos con más seguimiento mediático, además en fin de semana, y así elevar los ingresos comerciales y audiovisuales. En los últimos días ha trascendido una reunión entre Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y Andrea Agnelli, presidente de la Juventus y también de la ECA.

El propio Pérez aseguró en la última asamblea de socios del Real Madrid que "se necesitan nuevas fórmulas que lo hagan más competitivo, más emocionante y más fuerte. La reforma no puede esperar y debemos afrontarla cuanto antes”, aunque no aludió directamente a la Superliga. Sí lo hizo el expresidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, en su comparecencia de prensa en la que anunció su dimisión, y en la que dijo que el club había aprobado "los requerimientos para formar parte de una Superliga europea".

En los últimos meses se ha especulado con que esta competición contaría con el respaldo económico de JP Morgan, que aportaría de forma inicial una cantidad de 5.000 millones de euros. La UEFA, por su parte, trabaja en una renovación del formato de la Liga de Campeones que contente a estos equipos. Las ligas nacionales han expresado su oposición frontal a un Superliga cerrada por el impacto que ello tendría en el seguimiento de las competiciones domésticas, que quedarían relegadas a un segundo plano mediático y deportivo. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, se ha referido habitualmente a esta competición como una "liga fantasma".

Normas
Entra en El País para participar