Las empresas del Ibex 35 pagan sus facturas en 183 días y las cobran en 64

Adeudan 56.488 millones a pymes y autonomos, que reclaman un régimen sancionador para evitar quiebras

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM)
Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM)

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM), organismo que representa a un millón de empresas que emplean a 4,5 millones de asalariados y autónomos, quiere evitar otro desastre como el de 2012. "En la anterior crisis, medio millón de empresas tuvieron que cerrar por la dificultad para cobrar sus facturas en plazo", recalca. En esta preocupación se enmarca el nuevo informe de plazos de pago de la PMCM, que muestra como las empresas que cotizan en el Ibex 35 acumulan 56.488 millones en facturas impagadas a pymes y autónomos por el retraso en el cobro de las facturas.

El informe hace hincapié en que la brecha entre el plazo de pago y cobro de facturas de pymes y autónomos no se reduce, un dato especialmente preocupante en una crisis de liquidez como la actual que puede derivar en una de insolvencia. En el primer semestre de 2020, coincidiendo con la parte más dura de la crisis sanitaria, las empresas del Ibex 35 pagaron sus facturas a un plazo medio de 183 días, triplicando el plazo legal permitido (60 días) “Si las empresas del Ibex pagaran en plazo se inyectarían 56.488 millones de euros, salvando a muchas pymes y autónomos”, asegura Cañete. La tardanza en pagar sus facturas se convierte en rapidez a la de hora de cobrar las que emite, ya que la media de días que transcurre entre que una gran empresa del Ibex 35 emite una factura y la cobra, solo pasan 63 días.

Si el análisis se amplía a empresas cotizadas, sumando las del Ibex 35 como las del mercado continuo, las empresas ligadas a construcción e inmobiliario son las que más tardan en pagar sus deudas comerciales, con un plazo medio de 270 días, seguidas por comercio y servicios, con 261 días; Industria, con 195 días y Energía, con 109 días. Todos muy por encima de los 60 días que marca la ley. Especialmente llamativo es que si el retraso en los pagos ha caído con fuerza en construcción e inmobiliario y comercio y servicios respecto al mismo semestre de 2019, ha subido con fuerza en industria y energía, los dos sectores que mejor comportamiento de pago tienen.

“El incremento de caja se ha logrado reduciendo la inversión e incrementando la financiación”, aclara Cañete, que considera que no es tolerable "que acumulen el líquido en vez de destinarlo a pagar en plazo a sus proveedores. En su opinión, algunas de estas grandes compañías se financian, en cierta manera, "a costa de sus propios proveedores, en su mayoría pymes y autónomos, vulnerando la ley a través del uso de su posición de dominio".

Normas
Entra en El País para participar