Informe Banco de España

La rentabilidad de la banca sigue en negativo, hundida en el -2,51%

Ha mejorado a septiembre sin embargo desde el -7,46% contabilizado hasta junio

La rentabilidad de la banca que opera en España continuaba hundida en el -2,51% a finales del tercer trimestre en su cálculo sobre recursos propios (ROE) después de haber realizado 35.066 millones de euros en provisiones para encarar potenciales deterioros ante la crisis del Covid-19 y el deterioro del fondo de comercio de algunos grandes bancos.

Con dicha carga los resultados consolidados arrastraban 'números rojos' de 4.793 millones de euros: -5.958 millones en las entidades significativas, apenas mitigados por el beneficio de 1.219 millones acumulado por el resto de entidades (677 millones de ganancias en entidades no significativas, 409 de filiales españolas de bancos extranjeros y 133 de las que operan bajo régimen de sucursal).

Los datos corresponden a las Estadísticas Supervisoras publicados este miércoles por el Banco de España y contrasta fuertemente con las ganancias de 14.774 millones que habían acumulado el conjunto de entidades hasta el tercer trimestre del año 2019.

Sin embargo y pese a los malos resultados por la fuerte carga de dotaciones, las entidades lograron mejorar su rentabilidad ROE frente al -7,46% que habían acusado en el segundo trimestre, cuando "se contabilizó un importante deterioro del fondo de comercio de algunas entidades", según recuerda el Banco de España.

En todo caso precisa que su valor es "significativamente menor que el 7,12% observado un año antes como consecuencia de las pérdidas registradas en el segundo trimestre del 2020". Además se aleja aún del 6,74% al que habían cerrado 2019, en el que es probablemente el ratio que más preocupa recomponer precisamente al sector porque el coste de capital le cuesta entre un 8 y 10%.

El máximo recogido por estas estadísticas está en el 9,53% que llegó a alcanzar en el primer trimestre del 2018, su máximo en los últimos años y tras la crisis de deuda del 2012; y también es muy inferior al 8,27% que tenía la industria apenas doce meses atrás.

A pesar del deterioro de la rentabilidad, el sector mantuvo altos ratios de liquidez y bajos en morosidad, y reforzó los correspondientes a capital. El ratio de capital a nivel ordinario o CET1 del sector se situó, en concreto, en el 13,09%, la ratio de Tier 1, en el 14,49%, y la ratio de capital total, en el 16,52%.

En el último año su hucha o ratio de capital total aumentó en casi 100 puntos básicos, consecuencia de la reducción de los activos ponderados por riesgo en un 6,22%, en parte, "por las medidas adoptadas por las autoridades para mitigar los efectos de la crisis del Covid-19", según indicó el Banco de España.

También se contrajo el capital total, pero "en menor medida debido, en parte, a las recomendaciones del BCE y de las autoridades competentes, incluido el Banco de España, sobre no distribución de dividendos", subrayó.

 Por entidades, las más pequeñas continúan siendo las que mayores colchones acopian con un capital total del 21,62% frente al 16,23% observado en las entidades significativas o que supervisa directamente el Banco Central Europeo (BCE).

En cuanto a la morosidad, la tasa de dudosos del total de entidades de crédito volvía a caer así y se situaba en el 2,92%, "su nivel más bajo desde el segundo trimestre de 2015%", que es el primer periodo de referencia para la publicación de estas estadísticas. La ratio de préstamos dudosos de las entidades significativas se situó en el 2,99% y la de las menos significativas en el 2,33%.

En cuanto a la liquidez, el ratio de cobertura del total de entidades de crédito ascendió y se situó en el 195,4%% en el tercer trimestre de 2020, siendo del 189,64% en las entidades más significativas y del 285,61% en las menos significativas.

Normas
Entra en El País para participar