Financiación

El Tesoro coloca 6.150 millones en letras a seis y 12 meses a tipos más altos

El repunte de las rentabilidades en el mercado primario sigue la tendencia del secundario

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro

Segunda emisión de 2021 y primera desde que el Tesoro hiciera pública la estrategia de financiación para el presente ejercicio. El organismo que dirige Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y financiación internacional, ha colocado hoy 6.150,77 millones en letras a seis y 12 meses. El importe captado se sitúa en el rango medio del objetivo previsto por el organismo dependete del Ministerio de Economía que se había marcado colocar entre 5.500 y 6.500 millones.

El grueso del impote colocado, 5.125,77 millones, fue en deuda a un año con un tipo de interés del -0.535%, por encima del -0,601% de la subasta celebrada a comienzos de diciembre. La cuantía restante, 1.025 millones, se adjudió en letras a seis meses al -0,565%, también por encima del -0,596% de la puja anterior. La demanda para ambas referencias se situó en los 10.741,22 millones. Los repuntes de las rentabilidades en el mercado primario siguen el patrón marcado por la evolución de los tipos en el secundario. En el inicio de año la rentabilidad de la deuda española a 10 años ha pasado del 0,047% registrado al cierre 2020 al 0,083% actual, un movimiento que sigue la tendencia alcista registrada en EE UU donde la deuda con vencimiento en 2031 se sitúa en el 1,1598%, su nivel más alto desde mediados de marzo.

El pasado viernes el Tesoro presentó su estrategia de financiación para el presente ejercicio. Las necesidades de financiación (emisiones netas) se situarán en los 100.000 millones, un 9% menos que 2020 y 10.000 millones que lo recogido en los presupuesto. Las emisiones brutas, la mayor de la historia, alcanzarán los 289.138 millones, 4,4% más que en 2020 pero por debajo los 299.138 millones inicialmente previstos.

El Tesoro continuará adelante con su estrategia de aumentar la vida media de la cartera de deuda. Para ello el organismo el grueso de las emisiones corresponderán a deuda a medio y largo plazo. Deducidas las amortizaciones, el Tesoro prevé llevar a cabo emisiones netas de bonos y obligaciones por importe de 90.000 millones, un 8,6% menos que en 2020. Las emisiones netas de letras se situarán en los 10.000 millones, un 12,5% menos. La emisión bruta de deuda a medio y largo plazo alcanzará los 184.380 millones de euros, un 0,5% más que en 2020, y los 104.758 millones en letras, lo que supone un aumento del 11,9% respecto al ejercicio anterior.

Normas
Entra en El País para participar