Madrid trata de recuperar la normalidad sin autobuses y recomendando el teletrabajo

El Gobierno central rechaza designar a la capital como “zona catastrófica”

Filomena Madrid

El primer día laborable después de la mayor nevada desde 1971 en Madrid se presenta como un desafío logístico para tratar de garantizar la movilidad en una comunidad en la que las maquinas quitanieves trabajaron sin descanso desde la mañana del domingo para tratar de restablecer cuanto antes la normalidad.

Algo que no parece fácil teniendo en cuenta que el Ayuntamiento de Madrid suspendió a última hora del domingo el servicio de autobús de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para el lunes y que la movilidad en la capital seguirá siendo muy complicada por la gran cantidad de nieve acumulada, que no desaparecerá en los próximos días ante las fuertes heladas que se producirán, con temperaturas inferiores a diez grados bajo cero. De hecho, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que opten, siempre que puedan, por el teletrabajo para evitar un colapso en las carreteras.

El enésimo enfrentamiento entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Madrid no tuvo esta vez como protagonista a Díaz Ayuso. En rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno extraordinaria celebrada el domingo por la mañana, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reconoció que estaba estudiando solicitar la declaración de zona catastrófica para la capital. “Valoramos ese estado, es una de las opciones que manejamos como manera de controlar esta situación”. Junto a él comparecieron la vicealcaldesa, Begoña Villacís; la delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, y el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante.

Una posibilidad que fue rechazada solo unas horas después por el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que aseguró que en el caso de la borrasca Filomena “no hay daños importantes ni a bienes públicos ni privados como para declarar la ciudad de Madrid zona catastrófica por el temporal de nieve, tal y como está estudiando solicitar el Ayuntamiento”.

Así lo resaltó en rueda de prensa tras la reunión del Comité Estatal de Coordinación y Dirección (Cecod) del sistema nacional de Protección Civil, encabezada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Grande-Marlaska recordó que no existe como tal la “declaración de zona catastrófica en España”, sino el de “declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil”, que viene recogida en la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil. El titular de Interior recordó el caso de algunos territorios que fueron declarados en el pasado como zonas afectadas gravemente por una emergencia de protección civil con motivo del impacto de episodios de gota fría en 2019. “Se trata de una situación distinta a la borrasca Filomena, sin daños importantes ni a bienes públicos ni privados”.

Normas
Entra en El País para participar