Banca

Azuaga: “Unicaja adaptará su gobernanza” a las exigencias del BCE en 2023

La eliminación de la presidencia ejecutiva influirá en el peso de los consejeros dominicales e independientes

Imágenes  Presentación Del Proyecto Común De Fusión De Unicaja Banco Y Liberbankrn UNICAJArn 30122020
Imágenes / Presentación Del Proyecto Común De Fusión De Unicaja Banco Y Liberbank UNICAJA 30/12/2020 UNICAJA

Unicaja y Liberbank tienen previsto cambiar en dos años, a contar a partir de que eche a andar la entidad resultante de su fusión, lo que se prevé para mediados de junio o julio, la estructura de su cúpula, con la eliminación de las funciones ejecutivas del cargo de presidente. “En dos años adaptaremos los esquemas de gobernanza” a las peticiones del BCE, reconoció el miércoles el presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, quien conservará este cargo ejecutivo también en la nueva entidad resultante de la fusión y que seguirá con la marca de Unicaja.

Azuaga, que dejará en 2023 el cargo, tras cumplir 75 años de edad, será sustituido por un presidente no ejecutivo, según ha exigido el BCE y se recoge en el protocolo de fusión. Este cambio alterará también la distribución de los consejeros dominicales e independientes, ya que entonces se pasará de dos consejeros ejecutivos (además de Azuaga, estará en el consejo como ejecutivo Manuel Menéndez, ahora CEO de Liberbank, cargo que mantendrá en el banco resultante de la fusión).

Coincidiendo con esa fecha, el consejo someterá a votación si renueva en el cargo a Menéndez o no, que en caso afirmativo se convertirá en el primer ejecutivo de Unicaja.

En la actualidad, el número de consejeros independientes es de 6, frente a los 7 dominicales, que ahora representan el 47%, a lo que se suman los dos consejeros ejecutivos.

El BCE prefiere consejos con más vocales independientes que dominicales, aunque en España el código del buen gobierno de la CNMV es más flexible, ya que entiende que inversores estables con más del 50% del capital pueden tener un peso igual o superior a ese 50%.

La gobernanza ha sido, precisamente, el principal punto de fricción en el último mes para aprobar una fusión que comenzó a negociarse en octubre de 2018, aunque las negociaciones se rompieron en mayo de 2019 y se retomaron en septiembre de 2020.

Normas
Entra en El País para participar