Especial publicidad

El AMB aprueba los primeros presupuestos anti-Covid

La entidad metropolitana prioriza la lucha contra las desigualdades y la emergencia climática en los Presupuestos de 2021

Área Metropolitana de Barcelona
Imagen aérea del territorio metropolitano.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha aprobado para este 2021 uno de los mayores Presupuestos de la historia de la entidad supramunicipal. De esta forma, el AMB pretende hacer frente a las desigualdades sociales que la pandemia ha instaurado en toda la metrópoli.

Tal y como asegura el gerente de la entidad, Ramon Torra, se trata de unos “Presupuestos anti-Covid” para que los 3.239.337 vecinos de los 36 municipios metropolitanos dispongan de una herramienta más para hacer frente a la crisis sanitaria, social, humanitaria y económica que se ha instaurado tras la declaración del estado de alarma el pasado marzo de 2020.

La propuesta inicial de Presupuestos (apoyada por el equipo de Gobierno de PSC-CP, En Comú Guanyem, ERC-AM y Junts per Catalunya) contaba con una previsión de ingresos y gastos de 875.163.798 euros, lo que suponía un incremento de casi 50 millones de euros respecto a los presupuestos del 2020. El gerente de la entidad supramunicipal advierte de que la situación social ha obligado a los representantes de la AMB a contratar, además, un crédito de 110 millones de euros, por lo que el presupuesto supera los 985 millones de euros, sobrepasando en un 19,28% la cifra alcanzada en los de 2020.

La entidad asegura que la principal misión de la AMB es afrontar los problemas y ayudas sociales para los colectivos más afectados por la crisis sanitaria, social y económica derivada del Covid. De esta forma, se plantean diferentes retos como son la ayuda a los sectores donde se han perdido puestos de trabajo (como son los servicios, la industria y el comercio) o ayudar a aquellos vecinos que han sufrido un mayor descenso en los ingresos y poder adquisitivo o que tienen dificultades para afrontar el pago de los alquileres de sus vivienda o en el pago de impuestos, tasas y recibos como son el del consumo del agua, la tasa metropolitana de tratamiento de residuos o el tributo metropolitano.

Construcción de vivienda de protección oficial del IMPSOL (AMB), en Cornellà de Llobregat.
Construcción de vivienda de protección oficial del IMPSOL (AMB), en Cornellà de Llobregat.

Pese a que el Presupuesto es mucho mayor que otros años, el ente metropolitano mantendrá los gastos fijos necesarios para el funcionamiento del ente con un valor muy similar al de años anteriores. “De esta forma, mantenemos el gasto de personal en un 5% del total del presupuesto, al igual que el resto de gastos de estructura. Como, además, nuestra deuda es baja, hemos podido aumentar nuestros créditos para así poder hacer frente a las diferentes necesidades que ha causado la pandemia”, destaca Torra.

Una de las inversiones estratégicas y prioritarias de la AMB en las cuentas de 2021 es la relacionada con la reactivación económica y la creación de puestos de trabajo. De esta manera, el ente metropolitano destinará 19 millones de euros al área de desarrollo social y económico. De estos gastos, 7,5 millones se destinarán a atender el plan metropolitano de apoyo a las políticas sociales municipales.

Un plan orientado a crear ocupación en los 36 municipios de la AMB. 8,3 de estos millones serán destinados al plan metropolitano de apoyo a la cohesión social, la economía de proximidad y la coproducción de servicios bautizado este 2020 como ApropAMB. Este plan fue aprobado tras la declaración de pandemia para dar apoyo a las iniciativas municipales creadas para paliar la crisis y las realidades sociales y económicas surgidas tras la crisis del Covid. Gracias al ApropAMB se impulsan económicamente distintos proyectos como las redes de captación y distribución alimentaria y de productos sanitarios para personas vulnerables, becas y ayudas para actividades extraescolares, proyectos que luchan contra la brecha digital, apoyo al comercio local…

El director de los servicios generales de la AMB, Antoni Novel, destaca que dentro del Presupuesto hay una partida para una línea de “ayudas que permitan subvencionar el tributo metropolitano y la tasa metropolitana de tratamientos de residuos en situaciones de vulnerabilidad económica de la ciudadanía, comercios, autónomos y pequeñas actividades”.

Emergencia climática y movilidad sostenible

El gerente de la AMB defiende que, pese a que los Presupuestos del 2021 marcan un especial perfil en la lucha contra el Covid, mantienen la apuesta por la lucha contra la “contaminación atmosférica, poniendo énfasis en la situación de emergencia climática”.

De hecho, las políticas de lucha contra la emergencia climática y el impulso de las energías renovables para transitar a modelos energéticos más limpios y sostenibles, como son las placas solares en las cubiertas de edificios públicos o el operador público de energía limpia y verde Barcelona Energía, suponen una inversión de 2,3 millones de euros. El propósito prioritario del ente supramunicipal es el abandono progresivo de las energías fósiles en favor de las renovables, además de la inversión en infraestructuras y equipamientos sostenibles.

El director de los servicios generales de la AMB, Antoni Novel, destaca que “cerca del 80%” del Presupuesto de la entidad está relacionado con el transporte, el tratamiento y recogida selectiva de los residuos y el ciclo del agua. De hecho, la asignación de recursos más destacable es la de los servicios de gestión indirecta del transporte público a los que se destinan 140,4 millones de euros. Además, se destina a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), la entidad que gestiona el transporte público colectivo en la metrópoli, una partida de 155,17 millones de euros.

Ampliación de la red metropolitana de carriles bici.
Ampliación de la red metropolitana de carriles bici.

La entidad supramunicipal destinará 44,3 millones a la llamada tarificación social del transporte público y el transporte de las personas con movilidad reducida severa. Además, la AMB trabaja para ampliar esta tarificación a los municipios de la segunda corona metropolitana.

Para el Plan de Movilidad Sostenible 2020-2023 que pretende transformar la movilidad de toda la metrópoli mejorando así la calidad del aire hay un presupuesto combinado de 14,4 millones de euros.

Además, con la disolución del consejo Comarcal del Barcelonès, la AMB asumió durante el mandato pasado la gestión de las rondas de Barcelona y para su mantenimiento e inversión se destinarán 10,1 millones de euros.

Dentro de los retos que suponen la emergencia climática, la entidad metropolitana destinará 19,7 millones de euros en el mantenimiento de la infraestructura verde metropolitana. Esta inversión se destinará a gestionar espacios verdes urbanos, la zona litoral metropolitana, los espacios verdes naturales como Collserola, el Garraf y la Marina y los dos ejes fluviales del Llobregat y el Besòs.

Vivienda asequible

Ramon Torra es consciente que otro de los retos del 2021 es la puesta en funcionamiento del operador Habitatge Metròpolis Barcelona, con el que se prevé llegar a crear 4.500 viviendas de alquiler asequible en los próximos seis años.

La mayoría de los ingresos que recibe la AMB provienen de las aportaciones municipales, los impuestos directos, las tasas y los cánones. Aun así, el Tributo Metropolitano -el único impuesto directo que cobra la entidad y que la ciudadanía paga en forma de recargo en el Impuesto de Bienes Inmuebles- mantendrá congelado el tipo impositivo durante el 2021.

También ha quedado congelada la tasa metropolitana de tratamiento de residuos aunque se aplicará un nuevo criterio de cálculo dependiendo de la superficie de los establecimientos. Esto hará que el 40% de los comercios metropolitanos paguen menos. En ambas tasas la AMB se ha comprometido a aportar ayudas directas a los ciudadanos que se encuentren en una situación vulnerable.

La AMB es la tercera Administración con mayor presupuesto en Cataluña después de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Pese a ello y a la lucha de la entidad metropolitana por conseguir mejoras, asuntos como el transporte público necesitan de una apuesta y una inversión contundente del Gobierno de España y de la Generalitat de Cataluña.

Normas
Entra en El País para participar