Eric Ducournau: “Hemos recuperado nuestro nivel de actividad de 2019”

Dirige el grupo farmacéutico y cosmético francés, que factura 2.400 millones y acaba de vender Elancyl a Cantabria Labs

La crisis sanitaria ha reforzado las expectativas sobre productos más eficaces, más seguros y naturales.
La crisis sanitaria ha reforzado las expectativas sobre productos más eficaces, más seguros y naturales.

Asegura que con esta crisis ha aprendido que el proverbio “si caminas solo irás más rápido, pero si caminas acompañado irás más lejos” es una gran verdad. Eric Ducournau (Agen, Francia, 1967) dirige desde hace dos años el grupo farmacéutico y cosmético francés Pierre Fabre, al que se incorporó en 2000 y donde ha asumido diferentes cargos, entre ellos, la dirección de Fabre Dermo-Cosmetics. Los laboratorios obtuvieron en 2019 una facturación de 2.400 millones de euros.

¿Cómo se gestiona una crisis inesperada?

Desde el inicio de la crisis, nuestras dos prioridades han sido la seguridad de nuestros colaboradores y la continuidad de la producción y la distribución de nuestros medicamentos esenciales, especialmente en oncología, productos de higiene y cuidado necesarios para la aplicación de los gestos de barrera. Se han implementado medidas estrictas de protección sanitaria en todos nuestros centros, especialmente en las fábricas, que no han dejado de funcionar en ningún momento. Durante el confinamiento, nuestro circuito de distribución, farmacias, parafarmacias y e-retailers ha permanecido abierto, y esto ha sido una gran ventaja.

¿Cuándo se empezará a ver la luz?

Desde verano, hemos recuperado un nivel global de actividad comparable al de 2019 e incluso superior en algunos países como en China, nuestro segundo mercado después del francés. Nuestras fábricas han recuperado una actividad prácticamente normal, incluso en las que su producción se vio disminuida en un 40% durante el pico de la crisis. En España, hemos mantenido todas nuestras actividades gracias al teletrabajo y hemos entregado proyectos estratégicos, como el lanzamiento de un tratamiento innovador del melanoma metastásico o el inicio de un estudio clínico internacional sobre un nuevo anticuerpo monoclonal sólido en la Clínica Universidad de Navarra.

¿Han tenido que paralizar algún proyecto?

Hemos tenido que aplazar ciertos lanzamientos de innovaciones dermocosméticas. Por ejemplo, una crema de alta protección solar de la marca A-Derma, cuyos estudios clínicos tuvieron que interrumpirse durante el confinamiento.

¿Cuáles son ahora mismo las prioridades?

Desde hace un año, hemos iniciado un plan de transformación del grupo. A pesar de la crisis, mantenemos los objetivos del plan: un volumen de negocio de 2.700 millones de euros a finales de 2022, el 70% de la actividad realizada a nivel internacional y un reequilibrio de un 50/50 entre el plano médico y dermocosmético, que representa actualmente el 60% de nuestros ingresos. Focalizamos nuestras inversiones en tres ámbitos: la oncología, la dermatología y la dermocosmética, garantizando la gestión del ciclo de vida de nuestros productos maduros, como urología, salud femenina y familiar… En dermocosmética, invertimos en las marcas en sintonía con nuestro posicionamiento estratégico único, que combina lo medical y lo natural. Esta es la razón por la cual acabamos de ceder la marca de productos anticelulíticos Elancyl a Cantabria Labs y la de cuidados faciales Galénic al grupo chino Yatsen. Estas dos marcas ya no se correspondían con este posicionamiento estratégico, contrariamente a Eau Thermale Avène, Ducray y Klorane, que son nuestras tres primeras marcas en España.

¿Qué facturación tienen prevista para este año? ¿Contemplan una caída de las ventas?

Limitaremos los daños gracias al repunte de las ventas observado desde verano y al éxito de nuestros lanzamientos en oncología. Deberíamos terminar el año con una caída de un 5% en relación con 2019. Nuestro plan de ahorro puesto en marcha desde el principio de la crisis nos permitirá mantener nuestro nivel de rentabilidad.

En esta pandemia ha habido que tomar decisiones en poco tiempo, sin margen para la reflexión; ¿cómo afecta toda esta incertidumbre a la plantilla?

Para tranquilizar a los trabajadores y darles acceso a la información en tiempo real, me dirigía a ellos todos los viernes a una hora prevista, les daba información sobre las medidas sanitarias y económicas adoptadas por la empresa, sobre el estado sanitario de los colaboradores y sobre la evolución de las ventas. Sigo haciéndolo actualmente con una intervención cada dos semanas. También hemos organizado los e-coffee con todos los miembros del comité directivo, reuniones de cocreación con el equipo de liderazgo, además de llevar a cabo más de 300 formaciones online, desde cómo gestionar a distancia hasta programas sobre datos, e-commerce…

¿Cómo se hace frente a la competencia en momentos de incertidumbre?

Sin desviarnos de nuestra estrategia. Desde siempre, reivindicamos una doble experiencia, médica y natural, que nos diferencia de la competencia y que está en la línea con las expectativas de los consumidores. La crisis sanitaria ha reforzado estas expectativas sobre productos más eficaces, más seguros y naturales. Pienso en la cosmética estéril, una tecnología que hemos inventado y que permite simplificar al máximo las fórmulas para conservar los componentes útiles para la protección y la salud de la piel. Constituye una respuesta perfecta a esta necesidad de simplificación y de seguridad.

¿Qué tipo de empresas dejará esta crisis sanitaria, serán más humanas?

Es necesario preservar este vínculo humano en el seno de la empresa, con los trabajadores y con los clientes y colaboradores. Como consecuencia de esta crisis y sus periodos de confinamiento, nos damos cuenta de que dicho contacto no puede ser únicamente virtual.

Normas
Entra en El País para participar