La CNMV da la puntilla a los fondos de inversión asesorados por particulares

El regulador impone que esa actividad no sea la principal fuente de ingresos del asesor

Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los asesores no registrados de fondos de inversión tienen los días contados. La guía técnica publicada la semana pasada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) impone una serie de requisitos para operar que hacen casi imposible que se mantenga esta figura. Varios de los asesores implicados reconocen que tendrán que buscar nuevas fórmulas.

Los fondos de inversión suelen estar gestionados por una o varias personas que están en nómina de la sociedad gestora. Así, el fondo Santander Small Caps, está gestionado por Lola Solana, empleada de Santander Asset Management. Este es el formato más habitual.

En algunos casos, la sociedad gestora del fondo tiene delegada la política de inversión a una sociedad de valores, como el Indexa Renta Variable Mixta Internacional 75; o una Empresa de Asesoramiento Financiero (EAF), como el fondo Alhaja Inversiones. En ambos casos, la sociedad gestora es Renta 4, y es quien tiene que ejecutar todas las decisiones de inversión y verificar el cumplimiento normativo, pero la estrategia de dónde y cuándo invertir la fijan la sociedad de valores Indexa Capital o la EAF Araceli de Frutos.

Hay un tercer caso de externalización de la política de inversión en el que esta tarea está encomendada a una persona o a una sociedad no supervisada por la CNMV. De acuerdo con cálculos del regulador, en España hay 92 asesores no regulados de vehículos de inversión: 48 aconsejan a fondos de inversión y 44, a sociedades de inversión de capital variable (sicavs).

En la guía técnica de la CNMV se exige que estos "asesores externos no profesionales" acrediten su "honorabilidad, cualificación, capacidad y suficiencia de medios para desarrollar su actividad asesora".

Los casos de éxito de esta figura

  • Andromeda. El fondo Andromeda Value está gestionado por Renta 4 y asesorado por Flavio Muñoz y Juan de Dios Gómez. Su rentabilidad en los últimos años ha sido espectacular: un 14,2% de retorno medio anual en los últimos cinco ejercicios. Solo en 2020 se ha revalorizado un 31%, gracias a su firme apuesta por compañías tecnológicas estadounidenses.
  • Numantia. Igualmente, el fondo Numantia Patrimonio Global está gestionado por Renta 4, pero asesorado por Emerito Quintana. Su rentabilidad media anual en los tres últimos años ha sido del 12,39%, muy por encima de la media del mercado. El enfoque de este vehículo se basa en la filosofía de inversión en valor, para comprar firmas que estén infravaloradas.

Ahora bien, el punto más controvertido es que se pide que la actividad de asesoramiento "sea para el asesor una actividad secundaria o accesoria en el contexto de sus actividades profesionales, no represenando la retribución que pueda obtener la fuente principal de sus ingresos".

Para los asesores no registrados, esta exigencia carece de sentido. Pedir que el asesoramiento no sea su actividad principal resta valor a su asesoramiento. Además, acreditar este aspecto, implicaría tener que facilitar a la gestora datos bancarios y fiscales personales.

"No tiene sentido. Quieren que tengamos un trabajo principal, y el asesoramiento sea para nosotros casi un pasatiempo, lo que perjudica a los partícícipes del fondo", explica un asesor que lleva cuatro años llevando fijando la política de inversión de un fondo.

De acuerdo con todos los asesores consultados, la única salida razonable que les quedará es constituirse como EAF. De hecho, la patronal de las EAF ha pedido directamente a la CNMV que prohíba que haya este tipo de asesores no registrados. También ha solicitado permiso para que las EAF puedan tener agentes que puedan prestar servicios de asesoramiento en materia de inversión.

Normas
Entra en El País para participar