Private equity

Magnum sondea la venta de la papelera Itasa por 200 millones

Contrata al banco de inversión William Blair

Ángel Corcóstegui, presidente de Magnum.
Ángel Corcóstegui, presidente de Magnum.

Magnum sondea poner en venta su negocio papelero Iatasa. El fondo de private equity que pilota Ángel Corcóstegui ha contratado al banco de inversión William Blair para estudiar opciones sobre la compañía vasca.

Entre estas opciones emerge como principal alternativa una venta a un competidor o a otro fondo. Las valoraciones de esta participada parten de los 200 millones de euros.

"Varios fondos de han acercado a Magnum interesados por Itasa, lo que ha disparado el proceso", indican fuentes financieras a CincoDías. Todas las fuentes consultadas apuntan además al fuerte potencial para el crecimiento de la firma, lo que ha atraido ya a varios postores.

Magnum se hizo con Itasa en 2016. Entonces se impuso en una puja frente a otros pesos pesados del private equity en España como Portobello, Alantra o Proa. Previsiblemente, Magnum se desprenderá de ella en el primer trimestre de 2021.

Itasa es una compañía con sede en Guipúzkoa, fundada en 1974. Está presente en EE UU y Europa, así como en Oriente Medio, Asia y Suadamérica. Cuenta con filiales en México y Malasia.

La compañía –que se dedica a la fabricación de papeles para uso sanitario como el de las tiritas, para cintas adhesivas, para uso higiénico en compresas o en sobres y embalajes– ha experimentado un espectacular crecimiento en manos del fondo de Corcóstegui. Tiene una producción anual de 1.000 metros cuadrados y ha crecido un 80% desde 2013 y sus planes pasan por que ese avance sea del 50% entre 2017 y 2021, justo el periodo en el que ha estado en manos de Magnum.

Bajo la batuta de este fondo, Itasa ha pasado a controlar el 100% de su negocio en Malasia. En 2018 abrió una nueva planta en México y adquirió una cartera de clientes en Alemania.

La compañía, que cuenta con más de 200 empleados, cerró 2019 con unos ingresos superiores a los 100 millones de euros, un 13% más que en el ejercicio anterior. Sin embargo, cerró el ejercicio con unas pérdidas de 3,3 millones, según las cuentas de 2019, las últimas remitidas al registro mercantil. El ebitda fue de 13 millones.

En estas cuentas la compañía afirma que, pese al impacto global del Covid, 2020 no ha sido un mal ejercicio. Apunta a que entre enero y abril han avanzado un 1,7% y puntualiza que no ha realizado ningún recorte de empleo y tiene previsto hacerlo. El mercado calcula que Itasa cerrará este 2020 con un ebitda de unos 15 millones.

Normas
Entra en El País para participar