Bebidas

García Carrión prevé mejorar ventas y mantener beneficios pese a la pandemia

Los zumos tiran del negocio, que en 2019 generó un beneficio de 32,6 millones

Instalaciones de García Carrión en Daimiel.
Instalaciones de García Carrión en Daimiel.

García Carrión, el grupo alimentario y bodeguero dueño de marcas como Don Simón o Jaume Serra, prevé que continuará incrementando sus ingresos y manteniendo la generación de beneficios durante los próximos años pese a los efectos que está causando la crisis del Covid-19.

Así al menos lo refleja en las cuentas anuales consolidadas que ha depositado en el Registro Mercantil. En ellas indica que, considerando las circunstancias acaecidas después del cierre del ejercicio, entre las que menciona la crisis sanitaria, los presupuestos de la sociedad para el ejercicio 2022 y los siguientes “contemplan una evolución positiva de los ingresos del grupo”, además de “la generación de beneficios por parte del grupo en el ejercicio 2020 y siguientes”.

También explica que continuará generando la liquidez necesaria “para atender los compromisos adquiridos con sus proveedores y sus entidades financieras”. En 2017 el grupo firmó una financiación sindicada total de 375 millones de euros con un plazo hasta 2023. A 31 de diciembre, dicen las cuentas, el saldo vivo de este préstamo era de 324 millones.

Un crecimiento que, de producirse, vendrá motivado por el creciente tirón que viene experimentando su línea de negocio de zumos, en la que también incluye productos como el gazpacho, categoría que domina en España con entre un 55% y un 60% de cuota, según Nielsen; y también por su potente presencia en los lineales de los supermercados en todos sus productos en un año de incremento en el consumo doméstico.

La preservación de esa rentabilidad explicaría que, como reflejan las cuentas, la compañía decidiese en septiembre de este año repartir un dividendo extraordinario de 1,9 millones con cargo a reservas por los 20,9 millones que aprobó por el mismo concepto en la anterior ocasión.

En 2019 García Carrión generó unos ingresos netos consolidados de 855,7 millones, un crecimiento muy ligero respecto al del año anterior pero que supone otro nuevo récord. Según la información segmentada que incluye en su informe financiero, 478 millones fueron generados por su negocio de zumos y otros productos de alimentación, un 13% más, convirtiéndose en la principal fuente de negocio. Los vinos, por su parte, generaron 367,4 millones, un 14% menos. Las exportaciones crecieron un 3% hasta 306 millones, siendo ya casi el 36% de las ventas totales. El mercado nacional se redujo un 1% hasta 549 millones.

El beneficio neto fue de 32,6 millones, un 24% más gracias, según indica el informe de gestión, a la apuesta del grupo por la “contención de gastos superfluos”.

García Carrión pegó un importante salto en sus ingresos en 2017, cuando volvió a hacer producto de Mercadona tras comprar Dafsa, entonces su proveedora de zumos. El grupo murciano muestra en sus cuentas que facturó 232 millones en 2019 al “único cliente externo” que supera el 10% de las ventas que hace el grupo, que no es otro que el líder de los supermercados en España. Una cifra inferior a los 239 facturados en 2019.

La justicia acepta las medidas cautelares pedidas en la DO Valdepeñas

La batalla que enfrenta a García Carrión con la Denominación de Origen Valdepeñas a cuenta del contraetiquetado de los vinos tuvo un episodio nuevo hace unos días. El juzgado de primera instancia de Valdepeñas aceptó la medida cautelar solicitada por el grupo bodeguero para que el operador de la DO que quiera pueda mostrar en el contraetiquetado de los vinos la añada concreta para los vinos Reserva o Gran Reserva. Esto es parte Del conflicto que enfrenta al grupo murciano y otras bodegas, como Félix Solís, por la supuesta venta de vino como Reserva o Gran Reserva cuando en realidad, sostiene García Carrión, no tienen crianza. La compañía refleja en sus cuentas de 2019 una provisión por litigios de siete millones.

Normas
Entra en El País para participar