Aeronáutica

Rolls-Royce aumentará en 2023 la capacidad industrial de ITP Aero

Con una planta de Reino Unido y con la división de estructuras del motor

Fundición de ITP Aero en Barakaldo (Bizkaia).
Fundición de ITP Aero en Barakaldo (Bizkaia).

Rolls-Royce aumentará a partir de 2023 la capacidad industrial de su filial ITP Aero por una doble vía. Por un lado, la empresa vasca integrará en su organización las instalaciones y plantilla del centro de Hucknall (Reino Unido). Por otro, la participada al 100 % de la multinacional británica asumirá la producción de estructuras de los motores aeronáuticos, unos componentes claves para la seguridad de los vuelos. Esta actividad se realiza ahora en la planta de Barnoldswick (Reino Unido).

ITP Aero ha ganado estas nuevas competencias por su alto nivel de competitividad. Una excelencia en la gestión que no ha evitado los despidos por el desplome del sector aeronáutico, especialmente de los vuelos de pasajeros. En concreto, la compañía de Zamudio (Bizkaia) recortará en 600 empleos su plantilla de 4.000 trabajadores. En sus centros de Barakaldo y Sestao, ambos en Bizkaia, realizará 133 despidos. Y otros 206 en las instalaciones de Zamudio, Ajalvir y Alcobendas, estas dos últimas en Madrid.

Pese a estas malas noticias, ITP Aero gana las citadas transferencias en ingeniería y fabricación, que reforzarán su posicionamiento como proveedor de nivel Tier 1 en la industria aeronáutica. La planta británica de Hucknall produce componentes de chapa para el motor y combustores, entre otros equipos. ITP Aero gestionará asimismo las cadenas de suministro del centro de las islas.

El sector aeronáutico prevé recuperar en 2024 o 2025 los niveles de actividad de 2019, previos a la pandemia que ha dejado sin viajeros a los aviones.

La apuesta de Rolls-Royce por ITP Aero no cambia la idea de la multinacional británica de desprenderse de su filial vasca, según anunció el pasado 27 de agosto. Fuentes de la corporación han insistido en que la compañía de Zamudio siempre seguirá como proveedor de referencia de los motores aeronáuticos de Rolls-Royce.

Carlos Alzola, consejero delegado de ITP Aero, ha manifestado que "desde el comienzo de la pandemia hemos tomado medidas rápidas para proteger nuestro negocio, tanto reduciendo costes como buscando oportunidades". El refuerzo en capacidad "es positivo y demuestra la confianza de Rolls-Royce".

Además de su estructura fabril en España, ITP Aero cuenta con instalaciones en Reino Unido y México.

Normas
Entra en El País para participar