Aerolíneas

Ryanair impulsa a Boeing con la compra de 75 unidades del 737 MAX, valoradas en 7.400 millones

El pedido está valorado en 9.000 millones de dólares, según los precios de catálogo

Un 737 de Ryanair en el aeropuerto de Riga (Letonia).
Un 737 de Ryanair en el aeropuerto de Riga (Letonia).

La mayor aerolínea europea de bajo coste, Ryanair, confía en una rápida recuperación del transporte aéreo, tras la crisis sanitaria, y ha anunciado esta tarde el pedido en firme de 75 aviones 737 MAX a Boeing. A precios de catálogo, la operación está valorada en 9.000 millones de dólares (7.400 millones de euros) y supone un fuerte respaldo al fabricante estadounidense tras la grave crisis motivada por la siniestralidad, y puesta en cuarentena durante 20 meses, de su modelo estrella.

La irlandesa confía en pasar de una estimación de unos 35 millones de viajeros en el ejercicio fiscal 2021 a una cota superior a los 200 millones de clientes en su ejercicio 2026. En el año previo a la pandemia Ryanair transportó 149 millones de viajeros.

Para atender ese crecimiento, el presidente de la aerolínea, Michael O'Leary, ha anunciado esta tarde desde Washington (EE UU) el histórico pedido de los ahora denominados 737 8-200 ó 737 Gamerchange. Con ello, eleva a 210 el número de estos aparatos encargados a Boeing, con una valoraciómn de 22.000 millones de dólares. La aerolínea tenía 135 unidades ya encargadas y le restaban 75 opciones, que son las que ha ejecutado en el día de hoy.

Pionero con el 737 de alta capacidad

Ryanair es el cliente de lanzamiento de la variante de gran capacidad del 737-8. Un primer pedido de 100 aviones y 100 opciones de compra viene de finales de 2014. Tras ello, se llegaron pedidos en firme de diez unidades en 2017 y de otros 25 en 2018.

“Boeing sigue centrada en devolver al servicio a toda la flota del 737 de forma segura, y en entregar los aviones pendientes a Ryanair y al resto de clientes. Tenemos confianza plena en este avión, y seguiremos trabajando para que todos nuestros clientes vuelvan a confiar en nosotros”, señala el presidente de Boeing, Dave Calhoun.

Para 2026, Ryanair contará con una flota de 600 aviones, de los que 387 serán B737 NG, otros 210 aparatos serán estos nuevos 737 8200, y habrá aún tres A320 de Airbus.

Calendario

La entrega de este pedido, el mayor del mundo desde que se desató la pandemia, se producirá a partir de la primavera de 2021 y hasta 2024. A lo largo del próximo año deberían llegar las 50 primeras unidades de las 210 en cartera. El de Ryanair también es el mayor encargo recibido por Boeing desde 2018.

Las nuevas incorporaciones a la flota de Ryanair contarán con un 4% más de asientos, hasta los 197; consumirán un 16% menos; la reducción de emisiones de CO2 también se estima en un 16%, y la reducción de huella acústica se calcula en un 40%.

“El consejo de Ryanair y sus trabajadores están convencidos de que a nuestros clientes les van a encantar estos nuevos aviones. Sobre todo van a apreciar la reducción de tarifas, que Ryanair empezará a ofrecer a partir de 2021 y durante toda la década gracias a estos aviones. Ryanair liderará la recuperación de los sectores de aviación y turismo en Europa”, ha afirmado O'Leary,  rodeado en la capital estadounidense por distintos directivos de su empresa y de Boeing.

Ambas compañías se han referido al fuerte impacto de la Covid-19 en el tráfico aéreo a corto plazo, pero se han mostrado esperanzadas respecto a la capacidad de adaptación y fortaleza de la demanda de pasajeros a largo plazo. “En cuanto el coronavirus remita, y lo hará en 2021 con el lanzamiento de varias vacunas efectivas, Ryanair y los aeropuertos de toda Europa reanudaremos rápidamente los vuelos y las programaciones. También recuperaremos los niveles de tráfico perdidos y ayudaremos a todas las naciones europeas a reactivar sus sectores del turismo”, añadió el primer ejecutivo del grupo Ryanair.

Vuelta al mercado

Boeing consiguió el pasado 18 de noviembre luz verde de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) para que el modelo más vendido de su historia, el 737 MAX, pueda volver a volar y a ser comercializado tras los graves siniestros ocurridos en Indonesia y Etiopía entre 2018 y 2019, en los que fallecieron un total de 346 personas. Tras ello, han llegado otras autorizaciones, como la de la autoridad brasileña de aviación.

Los modelos 737-8 y 737-9 de Boeing han permanecido 20 meses anclados a tierra mientras el fabricante y distintas autoridades de seguridad aérea buscaban sus fallos y los solucionaban. Ya en noviembre quedaba rescindida la orden de clausura, sustituida por una Directiva de Aeronavegabilidad en la que se especifican los cambios de diseño, software (de estabilización horizontal y de piloto automático) y componentes mecánicos (mayor separación entre el cableado).

Normas
Entra en El País para participar