Samsung Galaxy Z Flip.
Samsung Galaxy Z Flip.

El nuevo Samsung Galaxy Z Flip llegará con más y mejor pantalla

Los coreanos presentarán un nuevo modelo próximamente.

Fue en febrero de este mismo año cuando Samsung presentó al mundo su segundo smartphone con pantalla plegable tras el Galaxy Fold original, y lo cierto es que tuvo mejor recepción porque parece acercarse más a la idea que todos tenemos de llevar en el bolsillo un terminal compacto y pequeño que, al abrirse, toma la forma de otros móviles de gama alta con pantallas que rozan las siete pulgadas.

Así las cosas, parece confirmado que junto a los nuevos Galaxy S21 que se presentarán en enero de 2021 tendremos una nueva generación de este Z Flip que ya cuenta con dos versiones en el mercado: la original con conectividad 4G/LTE y la edición especial que aterrizó más tarde en las tiendas con 5G. Así que para muchos este nuevo modelo que se pondrá a la venta a principios de 2021 podría ser el tercero y, así, se refieren a él muchas fuentes que acaban de descubrir una buena parte de las especificaciones de hardware que traerá.

Más y mejor pantalla

La primera de ellas, y más importante, es que el nuevo Galaxy Z Flip saldrá a la venta con una pantalla plegable con tasa de refresco de 120Hz, lo que no está nada mal para usarlo con cierto tipo de contenidos multimedia y videojuegos. Eso sí, esperemos que ese framerate sea variable para que la batería no sufra demasiado y no se vacíe más rápido de lo deseado. Además de esta característica, el nuevo panel será más grande y pasará de las 6,7 pulgadas del modelo actual de principios de este año a las 6,9.

Además de los cambios en ese componente tan importante, el móvil tendrá biseles más delgados y una cámara en el frontal más pequeña, que será menos apreciable. Además, Samsung también llevará a cabo cambios en la pantalla exterior, tal y como hizo hicieron los coreanos con el Galaxy Z Fold, y esta será entre tres y cuatro veces más grande que la de la primera generación. Eso llevaría al nuevo modelo hasta las 2,2 o las 3,3 pulgadas, por lo que dejaría de ser un simple visor donde comprobar de forma esquemática las notificaciones del sistema y pasaría a ofrecer prestaciones más completas.

Por último la batería podría reducirse sensiblemente, tal vez por los cambios en esos componentes fundamentales, y de los 3.900 mAh. podría pasar a unos 3.700-3.800. Un detalle que seguramente reduzca un poco de autonomía pero que, con unos buenos retoques en el sistema operativo podría compensarse sin problemas. Dentro de las cuestiones que quedan sin resolverse están el procesador, la memoria RAM, el almacenamiento e incluso la cámara, que podría mejorar para equipararse algo más con los que llegan los modelos más altos de la empresa.

Normas
Entra en El País para participar