Servicios

Aena desatasca la contratación de la seguridad y Trablisa se queda con más de la mitad

Gana el 55% de los 303 millones en servicios de vigilancia adjudicados. Ilunion baja su presencia, y Prosegur, Securitas y Eulen estarán ausentes

Personal de seguridad de Trablisa en un puesto de control de pasajeros.
Personal de seguridad de Trablisa en un puesto de control de pasajeros.

La compañía balear de seguridad Trablisa se ha consolidado como el gran proveedor de servicios de vigilancia en la red de aeropuertos de Aena tras el fallo de adjudicaciones por un total de 303,4 millones en contratos de dos años prorrogables por un tercero.

De esa cifra, 289 millones se dedican a los 22 aeropuertos de más de 400.000 pasajeros al año, mientras que los 14,5 millones restantes pagan la seguridad de los 20 aeropuertos que están por debajo de ese volumen de tráfico. La empresa pública, que licitó la seguridad en su red el pasado 24 de septiembre, había previsto un presupuesto máximo de 299,2 millones.

Cumplido el plazo de presesntación de ofertas el pasado mes de octubre, quedaron desiertos cuatro de los 13 lotes, con un peso del 42% en el volumen económico de licitación. Como sucedió en 2018, los presupuestos parecían estar muy ajustados a ojos del sector de la vigilancia privada, lo que motivó retoques en los pliegos.

Trablisa se ha llevado seis lotes de los 13 por un total de 168 millones de euros. La compañía, que se presenta como una de las cinco grandes de la seguridad en España, entra a desempeñar la inspección de pasajeros en Madrid-Barajas por 58 millones (en lugar de Ilunion), siendo esta la mayor de las licitaciones en juego. Trablisa viene de prorrogar por un año su presencia en los aeropuertos de Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca, Alicante, Almería, Menorca e Ibiza.

Sus otras incorporaciones han sido el lote Canarias Este (Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura), donde trabajaba Ilunion, por 32,7 millones; ha ganado el conjunto de aeropuertos de Canarias Oeste (Tenerife Sur y Tenerife Norte) por 27,3 millones; ha sacado a Segurisa del lote Norte (Bilbao, Asturias, Santander, Santiago, A Coruña y Vigo) con una oferta de 25 millones; va a relevar a ICTS en Sevilla y Jerez con una adjudicación de 14,6 millones, y operará la seguridad de los aeropuertos con menos de 400.000 viajeros por 14,5 millones.

En la anterior licitación de la seguridad de Aena, en abril de 2018, Trablisa se alzó como una de las dos grandes vencedoras, ligeramente por detrás de Ilunion. Su dominio ahora es incontestable.

En este nuevo proceso retrocede la citada Ilunion, que contaba con contratos por 109 millones a una sola adjudicación por 25 millones. Con ello mantiene la inspección de equipajes y las rondas en El Prat.

Eulen desaparece del mapa de contratos de seguridad en los aeropuertos de Aena, dejando en manos de ISEC, por 47,5 millones, el control del equipaje de Barajas.

También baja en peso ICTS, que pasa de contratos por 34,2 millones a uno exclusivamente por 2,5 millones para vigilar el centro de gestión aeroportuaria de Barajas.

Segurisa, por su parte, suma dos contratos (Fast Track de Barajas y centro de gestión operativa de El Prat), por 7,57 millones, cuando en 2018 se hizo con trabajo por 48,6 millones.

Y emerge Grupo Sureste, descalificado en 2018 en el corte técnico y ganador en la actualidad de los lotes Noroeste (Valencia, Girona y Zaragoza) y Andalucía Este (Málaga y Granada) por 21,9 y 29,4 millones, respectivamente.

Ausencias

Volverán a estar ausentes algunas de las grandes referencias del sector de la seguridad, como Prosegur, que fue el contratista por excelencia en grandes aeropuertos, y Securitas. A estas dos se suma ahora Eulen.

En 2018 marcaron los pliegos las novedades de un convenio de seguridad que recogía alzas salariales (2%) y pluses (subida adicional del 9%) tras fuertes huelgas especialmente en Barcelona-El Prat, motivando un alza del 30% en el presupuesto de licitación. Un aumento que grandes referencias calificaron de insuficiente. En esta ocasión se ha incluido una partida de inversión “para apoyar los proyectos de transición tecnológica y otra asociada a actividades Covid-19”, ha arguemntado Aena esta mañana. En este último apartado relacionado con la pandemia se incluyen formación, medidas higiénicas y medidas de control.

Los pliegos también han incidido en los diferentes servicios y procesos aeroportuarios de manera que se encuentre “el mejor equilibrio entre la seguridad y la comodidad de los usuarios, en línea con los requisitos de calidad exigidos en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA)”, ha destacado Aena.

Normas
Entra en El País para participar