Cellnex crea una división para integrar la financiación del conjunto del grupo

La empresa establece la sociedad Cellnex Finance Company

Busca coordinar las estructuras de las filiales en todos los países

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.
Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.

Movimiento corporativo en Cellnex. El gigante español de las infraestructuras de redes de telecomunicaciones ha establecido un vehículo societario para integrar y coordinar las actividades financieras del conjunto de filiales del grupo, en todos los países en los que tiene presencia.

Así, la empresa que dirige Tobías Martínez ha creado una nueva división, bautizada como Cellnex Finance Company SA, que llevará a cabo actividades de financiación y apoyo financiero a favor de las distintas sociedades del grupo. Sus funciones se ejecutarán a través de distintos mecanismos, entre los que destacan las emisiones de obligaciones y otro tipo de valores reconocidos en las leyes de capitales.

Cellnex Finance Company tiene su sede en Madrid y como socio único a la propia matriz Cellnex Telecom. Su administrador único es el citado Tobías Martínez, CEO de la propia compañía, y nace con un capital social inicial de 60.000 euros. La nueva sociedad ya está en marcha, puesto que inició sus operaciones el pasado 30 de octubre.

Con la puesta en marcha de Cellnex Finance Company, la empresa ha creado una sociedad instrumental para servicios internos para sus distintas filiales en todos los países. Una vía de organización con la que cuentan las grandes corporaciones, que otorgan financiación a sus filiales.

Cellnex, igualmente, pretende optimizar su estructura de costes y generar economías de escala en el ámbito financiero.

La creación de este vehículo financiero está motivada en la fuerte expansión internacional del grupo. Cellnex acaba de alcanzar un acuerdo con Hutchison para comprar sus emplazamientos de telecomunicaciones móviles en seis países europeos, en una transacción valorada en 10.000 millones de euros. Este movimiento se une al contrato firmado con Iliad hace pocas semanas para adquirir las torres de su filial Play en Polonia. En el momento en que se cierren ambas transacciones, Cellnex tendrá filiales en una docena de países del Viejo Continente, con un total de 103.00 emplazamientos y una cartera de contratos de 86.000 millones de euros.

Esta presencia en 12 países, de momento, ha obligado a la compañía a ampliar su estructura interna, para facilitar la dotación financiera a cada filial. puesto que casi todas tienen planes de crecimiento. En su mayoría, estas divisiones locales tienen que afrontar en los próximos años nuevas inversiones para hacer frente a los compromisos de despliegue de nuevos emplazamientos contraídos con las telecos a las que han adquirido sus torres.

Al mismo tiempo, Cellnex ha llevado a cabo una intensa actividad financiera durante los últimos tiempos, para acompañar este crecimiento, que ha supuesto la ejecución de más de 35 transacciones, con un volumen de inversión, una vez se cierre la transacción con Hutchison, superior a 25.000 millones.

Emisiones

Así, Cellnex cerró en agosto una ampliación de capital de 4.000 millones de euros, que se unía a otras dos ampliaciones realizadas en 2019, una por 2.500 millones y otra por 1.200 millones.

En el ámbito de los mercados de deuda, la empresa cerró en octubre la mayor colocación de bonos de su historia, por un importe de 1.000 millones de euros, y, pocos días después, cerró una emisión de convertibles de 1.500 millones.

Cellnex ha intensificado su trabajo financiero para aprovechar el actual escenario de tipos de interés bajos. Al cierre del mes de septiembre, el coste medio de la deuda dispuesta de la empresa era del 1,7%, por un 1,5% de la deuda no dispuesta. La deuda neta de la empresa ascendía a 2.400 millones a final del tercer trimestre, con un vencimiento medio de sus emisiones de 5,5 años.

 

JP Morgan eleva la apuesta por la compañía

Precio objetivo. El mercado parece respaldar la fuerte apuesta de Cellnex en la compra de los activos de infraestructuras de Hutchison, anunciada la pasada semana. Ayer, JP Morgan otorgó a las acciones de la compañía un precio objetivo de 70 euros, cifra que ofrece un potencial de revalorización de los títulos superior al 34%. Ayer, subieron un 3,4%, hasta 51,8 euros.

Compras. En un informe para sus clientes, los analistas de JP Morgan explicaron que el precio objetivo incluye 57 euros en función de la situación de la empresa tras la compra de las torres de Hutchison, junto con adicionales adquisiciones valoradas en su conjunto en 7.000 millones de euros. En términos operativos, prevén un aumento de los ingresos y del ebitda del 35% en 2023, primer año completo tras el cierre de la compra de estos activos.

Normas
Entra en El País para participar