Inmobiliario

Los operadores de ‘coworking’ frenan en seco a la espera de la vuelta a la oficina

En lo que va de año estas inmobiliarias solo han contratado 6.000 m² de espacios

En Barcelona no se firma ninguna operación en lo que va de año

Coworking Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El exponencial crecimiento de las empresas de coworking se ha frenado en seco. En 2020, estas inmobiliarias solo han contratado 6.000 metros cuadrados de nueva superficie en España para seguir creciendo, concretamente en Madrid. En Barcelona no se ha firmado ni una sola operación para captar más oficinas. Así se recoge en el informe 2020, el flex a examen de CBRE. La pandemia y el elevado crecimiento de los últimos años ha provocado el frenazo.

Este modelo, conocido en el sector como flex spaces o espacios flexibles, ha vivido un boom en los últimos años gracias a la aparición de nuevos operadores como la firma WeWork, la entrada de Colonial a través de Utopicus, de Merlin con Loom, y otras como Spaces.

“Para nada hay una debacle del sector flex. La caída en la contratación se ha debido al contexto de la pandemia y por el elevado crecimiento de los últimos cuatro años”, opina José Mittelbrum, director sénior de oficinas de CBRE, quien se muestra optimista con el futuro de este segmento inmobiliario debido a las necesidades futuras de las empresas inquilinas.

Frente a los 6.000 m² contratados en lo que va de año, en 2019 llegó a 140.000 m², cuando se marcó el récord, según recoge el informe. El frenazo total de Barcelona se explica por la falta de edificios adecuados, según esta firma.

Aun así, estas inmobiliarias han abierto 30.000 m² en lo que va de año en nuevos centros, fundamentalmente de contrataciones de superficie en ejercicios anteriores. Por eso, desde esta consultora se explica que la demanda por parte de los ocupantes sigue existiendo. “En el tercer trimestre se han alquilado 3.500 puestos de trabajo”, revela Jesse Derkx, director del área de espacios flexibles en CBRE.

Por superficie actual y la prevista para 2021, la estadounidense WeWork encabeza el ranking del sector. Le sigue Spaces (del grupo IWG, matriz de Regus), Utipicus (Colonial), la firma española First Workplaces, la también española Attico y Loom (Merlin).

Precisamente la pasada semana el consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, señalaba que el negocio de coworking, aunque mínimo en su cartera de 12.000 millones de euros en propiedades, era el más afectado por la crisis.

Mittelbrum asevera que este negocio va a crecer cuando se estabilice la situación económica: “El flex está en todas las agendas de las empresas”. Considera que ofrece ventajas como la menor inversión inicial necesaria; que las empresas (también pymes) van a valorar el trabajo colaborativo en la oficina después de pasar mucho tiempo en casa con el teletrabajo; contratos a más corto plazo, y una flexibilidad geográfica para las sociedades que por ejemplo quieran disponer de oficinas territoriales más allá de su sede central. Así, cree que utilizarán combinaciones de espacio convencional y de este modelo, ya que muchas firmas no saben si van a aumentar o disminuir plantillas. “Ofrece adaptabilidad a las compañías en un entorno cambiante”, afirma.

Los datos de CBRE indican que Madrid cuenta con una oferta de espacios flexibles del 1,5% del total de las oficinas y Barcelona del 2,3% frente a otras capitales como Londres (7,1%) y Ámsterdam (4,2%), por lo que la consultora ve una oportunidad para crecer.

Nuevas aperturas

La elevada contratación de metros de oficinas de años anteriores ha tenido como consecuencia que este año, incluso en medio de una pandemia, se hayan abierto 30.000 m² de nuevos de espacios de coworking, según los datos de CBRE. “Los operadores podrían haber retasado o cancelado las aperturas por la pandemia, pero no lo han hecho”, destaca Derkx para mostrar la salud de esta actividad. Utopicus ha sido el protagonista más activo, con 16.000 metros de superficie. WeWork mantiene la intención de ­inaugurar cuatro centros en Madrid que añadirán a su cartera 19.000 m².

El sector además va expandiendo superficie en ubicaciones más allá de Madrid y Barcelona, como las nuevas aperturas en Gijón, Sevilla (ambos de Spaces), Málaga y Valencia (en los dos casos de First Workplaces).

Normas
Entra en El País para participar