Tabaco

Imperial Brands gana un 48% más y reduce un 7% su deuda tras vender Tabacalera

Imperial Brands gana un 48% más y reduce un 7% su deuda tras vender Tabacalera

La tabacalera británica Imperial Brands registró un beneficio neto atribuido de 1.495 millones de libras (1.666 millones de euros) al cierre de su año fiscal, finalizado el pasado mes de septiembre, lo que equivale a un incremento del 48% en relación con el resultado contabilizado en el ejercicio precedente, cuando sus cuentas se vieron penalizadas por amortizaciones en el negocio de puros habanos, que la multinacional vendió este año.

La cifra de negocio del dueño de 'Fortuna' o 'Winston' alcanzó los 32.562 millones de libras (36.292 millones de euros), un 3% por encima de los ingresos registrados en el año precedente, con un aumento del 0,9% de la facturación neta por la venta de tabaco, hasta 7.784 millones de libras (8.676 millones de euros), mientras que las ventas del negocio de vapeo y tabaco calentado bajaron un 27,7%, hasta 201 millones de libras (224 millones de euros).

La deuda del grupo, uno de los lastres que han marcado su desarrollo en los últimos años, se redujo un 7% a unos 12.400 millones de euros tras la anunciada venta de la propia Tabacalera por alrededor de 1.800 millones.

"Aunque este ha sido un año difícil, la capacidad de recuperación de nuestro negocio de tabaco y las medidas que hemos tomado para mejorar nuestras operaciones de NGP (productos de nueva generación) refuerzan mi confianza en el potencial futuro del negocio", declaró Stefan Bomhard, consejero delegado de la compañía.

De cara al ejercicio 2021, la compañía tabaquera espera generar un crecimiento de hasta el 5% en su beneficio operativo ajustado en términos orgánicos y sin incluir el impacto del tipo de cambio, así como excluyendo el efecto de la venta del negocio de cigarros.

Por otro lado, Imperial Brands advirtió de que el 'Brexit' representa el riesgo de un posible incremento de las tasas de importación, así como de un aumento del contrabando de tabaco, además del impacto en la confianza del consumidor y las implicaciones en la legislación fiscal internacional existente.

"En el caso de que no se aborden antes del 31 de diciembre de 2020, estimamos que podría haber costes adicionales de alrededor de 75 millones de libras anuales (83 millones de euros) relacionados principalmente con los derechos de importación", advirtió la compañía.

Normas
Entra en El País para participar