Industria

CAF pierde 21 millones y retrocede un 2% en ventas

La cartera de pedidos ronda los 8.500 millones

Unidad de CAF para el metro de Helsinki (Finlandia).
Unidad de CAF para el metro de Helsinki (Finlandia).

CAF sigue en pérdidas tras entrar en números rojos en el primer semestre. Al cierre de los nueve primeros meses registró un resultado negativo de 21 millones con un retroceso en ventas del 2 %, al contabilizar 1.817 millones.

La corporación vasca ha ido recuperando su nivel de ingresos, pese a la crisis. Si la facturación cayó un 18 % en el primer trimestre, de abril a junio descendió un 12 %. Para llegar al 1 de octubre con ese recorte del 2 %.

La buena noticia es que la cartera de pedidos se mantiene en un nivel alto y ronda los 8.500 millones. No incluye un contrato de 250 millones por el suministro de 37 unidades de ancho métrico a Renfe. Está adjudicado pero pendiente de firmar. Con este proyecto, los encargos en firme superan los 8.700 millones.

El beneficio bruto de explotación al pasado 30 de septiembre se situó en 138 millones, tras una caída del 19 %. El margen sobre ventas es del 7,6 %, frente al porcentaje del 9,2 % de un año antes.

CAF ha ido mejorando en el año sus márgenes de rentabilidad. Fue del 6,4 % en el primer trimestre y del 6,5 % al cierre de la primera parte del año. Para llegar al citado 7,6 %. En 2019 estuvo en todos los tramos del año por encima del 9 %.

El grupo de Beasain refleja en su balance el impacto de la paralización industrial durante cuatro semanas del primer semestre por la pandemia. El efecto negativo del Covid-19 en el sector ferroviario está compensado en parte por las ventas de la división de autobuses de CAF, centrada en su filial Solaris.

De los 835 millones en pedidos que han entrado en 2020, por primera vez los contratos de autobuses (por importe de 482 millones) superan a los de trenes. CAF ha ido recuperando el ritmo de actividad en sus fábricas, tras recuperar las jornadas de trabajo perdidas en el primer semestre, y ha reducido a lo imprescindible la actividad presencial en los centros. Tanto en las plantas de ensamblaje como en las instalaciones de señalización o en la división de suministros.

Normas
Entra en El País para participar