Coronavirus

El petróleo suma un 7,43% en su mejor día desde junio

Las noticias sobre la vacuna de Pfizer insuflan optimismo también al mercado del petróleo

El petróleo suma un 7,43% en su mejor día desde junio

La euforia por los resultados de Pfizer sobre su vacuna se han trasladado también al mercado del petróleo. El Brent, de referencia en Europa, ha subido este lunes un 7,43%, hasta los 42,36 dólares por barril, en la que puede ser su mejor sesión desde junio. El West Texas, de EE UU, ha sumado un 8,48% hasta los 40,29 dólares.

La pandemia del Covid-19 había puesto en jaque el mercado mundial del petróleo como nunca antes se había conocido. Si los inversores ya temían antes de la pandemia por el desequilibrio del mercado, ante un futuro en el que las energías renovables iban a hacer que el crudo dejase de considerarse un oro negro, el Covid-19 aceleró ese temor. Tanto es así que el petróleo Wet Texas llegó a cotizar en negativo en abril por primera vez en su historia.

Los mercados temían por una recesión económica global y prolongada que hundía la demanda de crudo. Con medio mundo confinado y la actividad parada, nadie necesitaba llenar el depósito del cochue y los aviones permanecían en tierra sin hacer ni un solo vuelo, por poner dos ejemplos.

Así, el Brent cotiza a su nivel más alto desde el pasado 15 de octubre. El West Texas lo hace en máximos del pasado día 22.

El oro, activo refugio por excelencia, cae en torno al 4% hasta los 1.2000 dólares por onza. Es decir, el dinero huye de los activos más seguros e ideales para los momentos de zozobea económica al ver que la normalidad puede volver. Y así acude a lugar más arriesgados, pero que suelen ofrecer una mayor rentabilidad, como el petróleo. Es una muestra de que el miedo se empieza a disipar en el mercado.

Este traspaso de dinero no ocurre solo en las materias primas, también en otros lugares, como la deuda. Las rentabilidades de los bonos soberanos suben, al tiempo que caen sus precios. Los inversores sacan el dinero de los bonos —fundamentalmente de los de EE UU o Alemania, los considerados como más seguros— para invertir en una Bolsa con precios desplomados. También ocurre lo propio en las divisas, donde, por ejemplo, el yen japonés cae un 2% en su cruce frente al dólar y el franco suizo, un 1,33%.

Normas
Entra en El País para participar