Construcción

San José rebaja a la mitad su beneficio a septiembre, hasta los 8,9 millones

La compañía mantiene sus ventas en 689 millones, pero el ebitda cae un 15,5%

Cartel de San José ante el madrileño hotel Ritz.
Cartel de San José ante el madrileño hotel Ritz.

Grupo San José ha declarado este jueves un beneficio de 8,9 millones de euros en los tres primeros trimestres del año, con una reducción del 50,7% pese a preservar parecidos niveles de actividad que el año pasado.

La compañía que preside Jacinto Rey mantiene sus ventas en el nivel de los 689 millones de euros, un 0,1% superiores a las de septiembre de 2019 y con un 63% de la cifra cosechado en el mercado doméstico.

El ebitda se deteriora un 15,5%, bajando a 37,5 millones de euros y dejando un margen del 5,4% (6,47% hace un año).

“Debido a la diversificación en actividad y geográfica del grupo, el impacto [de la pandemia] a cierre de los nueve primeros meses del ejercicio 2020 está siendo limitado, reflejándose principalmente en una reducción de la actividad y de los márgenes con respecto a lo previsto, así como en un ligero incremento de las provisiones y deterioros registrados”, ha señalado la constructora en el informe sobre los resultados remitido a la CNMV.

En la recta final del año San José sigue siendo “moderadamente optimista” y espera que los efectos de la actual crisis sanitaria y económica en sus negocios sean limitados.

De la partida de ingresos, casi el 92% del total depende de la actividad de construcción, que aporta 632 millones (un 2,5% más). Las obras también tienen un peso predominante en el ebitda, con el 71%, y en la cartera de contratos, con un 70% de los 1.705 millones de euros (62% con clientes privados) que mantiene la empresa como reserva de trabajo.

Este área esencial para San José arroja márgenes del 4,2% y del 1,9% de ebitda y ebit, respectivamente. Su resultado antes de impuestos, de 8,6 millones de euros en positivo, cae un 48%.

La posición neta de tesorería del grupo a 30 de septiembre se sitúa en una magnitud de 148,6 millones de euros (en comparación con los 126,9 millones de euros que señaló a 31 de diciembre de 2019), lo que representa una mejoría durante el ejercicio 2020 del 17,1%.

La empresa reduce sus posiciones pasivas en un 18,4%, hasta los 154,2 millones de euros, tras la amortización de bonos emitidos en Chile y cuyo vencimiento final se producirá en el mes de junio de 2021.

La deuda financiera incluye el soporte de proyectos sin recurso a la matriz por un total de 35,6 millones de euros (71,4 millones a 31 de diciembre de 2019), de los que 31,4 millones se consideran deuda financiera corriente, teniendo los restantes 4,2 millones de euros, vencimiento a más largo plazo.

Normas
Entra en El País para participar