Industria

Siemens Gamesa anticipa más ajustes en España tras perder 918 millones

Nauen : "hay que optar por la rentabilidad sobre el volumen"

Siemens Gamesa anticipa más ajustes en España tras perder 918 millones

Siemens Gamesa (SG) seguirá adelante en España con los ajustes en su división de eólica terrestre tras registrar unas pérdidas de 918 millones en su ejercicio de 2020 (que cierra al 30 de septiembre), frente a los beneficios de 140 millones de 2019. Andreas Nauen, consejero delegado del grupo eólico desde el pasado junio, ha manifestado que "hay que optar por la rentabilidad sobre el volumen".

SG ya ha cerrado la planta de palas de Aoiz (Navarra), además de otros dos centros en el norte de Europa. Nauen no ha aclarado el futuro de la planta de As Somozas (A Coruña), que ahora compite con el complejo industrial del grupo en Vagos (Portugal). Es uno de los activos que SG adquirió a Senvion y tiene unos costes laborales más bajos que los de las instalaciones gallegas.

Como ha recalcado el directivo alemán, "hay que hacer todo lo posible para sr competitivos". El consejero delegado ha diseñado un plan para el periodo 2021-2023 para recuperar la rentabilidad, sobre todo en eólica terrestre.

La estrategia incluye a los proveedores. En su informe de 2020, SG habla de "reducir la complejidad de la cadena de suministro" y de "optimizar la capacidad de fabricación interna". Preguntado si esto supone reducir la carga de trabajo a los suministradores en favor de los centros de SG, Nauen ha respondido que "no se va a dar un paso atrás en la cadena de suministro" y se va a seguir trabajando con los proveedores, "que tienen que seguir reduciendo sus costes y optar por las innovaciones pertinentes".

Nauen recalcó el compromiso de SG con España, donde tiene su sede y uno de sus centros tecnológicos. Busca soluciones al cierre de Aoiz con el Gobierno de Navarra y los proveedores, según el consejero delegado. Además, es un mercado al alza en renovables con las próximas subastas de nueva generación.

En 2020, las ventas de SG cayeron un 7,3 %, hasta 9.483 millones. Para 2021, la filial de Siemens ha previsto una facturación de 10.200 millones a 11.200 millones, con un margen de rentabilidad del 3 % al 5 % del resultado de explotación (Ebit) sobre ingresos totales. Esos porcentajes subirían a las bandas del 8 % al 10 % en 2023, según sus cálculos, basado en la mayor presencia de las renovables en el mix de generación por la tendencia a la descarbonización.

Las pérdidas de 918 millones de 2020 se produjeron en un entorno "complejo". El Covid-19 supuso un impacto de 181 millones en el balance y los retrasos en la instalación de cinco parques eólicos en Noruega y Suecia acarrearon penalizaciones. Este problema, que le costó el puesto a Markus Tacke, el predecesor de Nauen, ya está resuelto.

India, uno de los principales mercados de SG, sigue con una caída de la demanda. El grupo renovable acometerá más despidos en el país, tras prescindir de cientos de empleados.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China también jugó en contra, al provocar un encarecimiento de las materias primas. En 2020, el resultado bruto de explotación (Ebitda) de SG registró unas pérdidas de 233 millones.

También lastraron el balance de 2020 los costes de reestructuración. Alcanzaron los 462 millones e incluyen los cierres de las fábricas de Aoiz y Aalborg (Dinamarca). En el lado positivo, SG acumula una cartera de pedidos histórica, valorada en 30.248 millones y que cubre su carga de trabajo para los tres próximos años. Solo en 2020 ha sumado proyectos por 14.736 millones. Nauen y su equipo intentará obtener la máxima rentabilidad con esos encargos.

Normas
Entra en El País para participar