El Ibex cierra su peor semana desde junio

La Bolsa baja un 6,4% desde el lunes y termina octubre perdiendo un 3,94%

Ibex pulsa en la foto

Las esperanzas de una rápida recuperación que parecía descontar parte del mercado se han esfumado. El mes de octubre, con el segundo tsunami del Covid y el regreso de las restricciones de movilidad a lo largo y ancho de Europa, devolvió el pesimismo a la práctica totalidad de los índices bursátiles de todo el mundo. Solo unos pocos se salvaron. En concreto, lo hicieron los índices chinos, lugar donde la economía se encamina a cerrar el año en crecimiento una vez que el gigante asiático ha conseguido por el momento esquivar la vuelta del virus.

En el Viejo Continente, las perspectivas no son tan positivas. El miedo a un todavía mayor descarrilamiento económico provocó que el Dax alemán, hasta ahora el índice europeo que mejor había encajado el golpe pandémico, se desplomara un 9,44% en octubre, siendo el más rezagado de Europa y marcando su peor mes desde el colapso de marzo. Con un alto componente de empresas industriales, a medida que crecen los temores a un mayor frenazo económico del que se descontaba, más sufre el Dax.

En el caso del Ibex, llueve sobre mojado. El índice español cayó un 3,94% en octubre. En lo que va de año, pierde un 32,43% y tras el retroceso del 6,4% que se marcó esta semana, momento en el que se agudizaron las caídas en todos los índices y la peor racha de cinco días desde marzo para el español, el Ibex está en 6.452,2 puntos, solo un 5,64% por encima de lo que marcaba en el peor momento de la primera ola del virus.

Por su parte los fondos de inversión en España no se vieron excesivamente penalizados por el mal mes en lo que a patrimonio se refiere. Los ahorradores españoles sacaron en términos netos 131 millones de euros (suscripciones menos reembolsos) de los fondos de inversión patrios en el mes. Sin embargo, su patrimonio aumentó un 0,2%, con 591 millones de euros más en octubre hasta alcanzar 264.795 millones, según los datos preliminares de Inverco, que no incluyen los últimos coletazos bajistas de las Bolsas.

Con todo, el mercado ha vuelto a activar el modo confinamiento y buena prueba de ello es que ni siquiera los datos económicos positivos del viernes bastaron para provocar nada más que un rebote del 0,63% en el Ibex que se debió más a los resultados bancarios. En el tercer trimestre, el PIB de España superó las previsiones al registrar un aumento histórico del 16,7%. En términos interanuales, la caída es del 8,7% y los expertos advierten que el positivo dato trimestral puede no significar demasiado dadas las actuales circunstancias. Desde Renta 4 sostienen que ahora la “gran duda es qué ocurrirá en el cuarto trimestre con el impacto de las medidas restrictivas donde la incertidumbre respecto a una recesión en “W” pesa cada vez más sobre los inversores”. 

La incertidumbre es tal que la mejora de la previsión de evolución de PIB que efectuó Alemania tras confirmar un alza del 8,2% en el tercer trimestre, también el mayor repunte de la serie histórica que maneja su oficina estadística, fue incapaz de templar los ánimos. La primera economía de Europa prevé caer un 5,5% en 2020 frente al 5,8% que estimaba anteriormente.

Semana clave

En Estados Unidos, a la presión del Covid-19, se le suma la incertidumbre que provocan las elecciones del próximo martes. Nadie sabe a ciencia cierta si la Casa Blanca cambiará de inquilino o si por el contrario Donald Trump, que va detrás en las encuestas pero que ya demostró en el pasado que eso no es algo determinante en su caso, revalidará su presidencia. En juego, además del rumbo que tomará la política exterior de la principal economía del mundo en los próximos años, está la aprobación de un nuevo paquete de estímulos de hasta 2,2 billones de dólares si ganan los demócratas. “Puede que a muchos no les guste, pero estamos en un profundo agujero económico y la única salida es gastar y esto es lo que los mercados de valores quieren oír”, afirma Chris Iggo, CIO Core Investments de Axa IM.

El virus no entiende de fronteras y tampoco lo hace el miedo que provoca. El Dow Jones se despidió de octubre con una caída del 4,61%, la mayor desde marzo. En esta ocasión, ni siquiera el tecnológico Nasdaq, índice inmune a la pandemia, logró escapar a las pérdidas en el mes y retrocedió un 3,50%. Detrás de la debacle del Nasdaq, está la mala sesión que vivieron el viernes Apple y Amazon tras la presentación de sus resultados.

Más allá de la evolución de las Bolsas, octubre se salda con el petróleo abaratándose de nuevo. En concreto, el barril de Brent, crudo de referencia en Europa, inició el mes en 40,95 dólares y lo terminó en 37,46 dólares, niveles que no alcanzaba desde el pasado mes de mayo. El oro apenas registró cambios respecto al precio que tenía a finales de septiembre. Entonces, la onza valía 1.885 dólares, el pasado viernes, cotizaba alrededor de los 1.878 dólares.

Los inversores se lanzan a la compra de deuda alemana

Bono alemán
  • Refugio. La inestabilidad vivida por la renta variable durante el mes de octubre ha sido el caldo de cultivo perfecto para que los inversores se lanzaran a la compra de activos refugio. El mejor parado de la aversión al riesgo ha sido el bono alemán. La rentabilidad de la deuda germana con vencimiento en 2030 ha profundizado las rentabilidades negativas, llegando esta semana a caer a su nivel más bajo desde marzo, un mes marcado por el estallido de la pandemia. Después de que el jueves los inversores aceleraran el trasvase de fondos de la Bolsa a la renta fija, el viernes la tendencia se invirtió. Esto permitió un ligero repunte en los rendimientos de la deuda alemana que cierra semana y mes en el -0,627%, por debajo no obstante del -0,522% con que concluyó septiembre.
  • Estabilidad en la periferia. La deuda española, que en las últimas sesiones ha experimentado ligeros repuntes, ha logrado varias proezas este mes. A mediados de octubre el rendimiento del bono a 10 años cayó del 0,2%, unos descensos que se prolongaron y tras marcar mínimos anuales (0,12%) concluye el mes en el 0,135%, con la prima de riesgo en los 76 puntos básicos. El bono de EE UU enfrenta la cita electoral en el 0,875% su nivel más alto desde junio.
  • Euro. Las expectativas de que en la cita de diciembre el BCE tome medidas adicionales permiten al euro caer un 0,66% y se sitúa por debajo de los 1,17 dólares, mínimos de septiembre.
Normas
Entra en El País para participar