Tecnología

Nokia se desploma en Bolsa tras recortar previsiones para 2020 y anunciar una reestructuración

La compañía no logra sacar el rédito esperado del bloqueo a Huawei, que sí aprovecha Ericsson. La firma rebaja también sus estimaciones de márgenes para 2021 y anuncia un giro estratégico

Logo de Nokia en la bolsa.
Logo de Nokia en la bolsa.

Nokia cae con fuerza en Bolsa este jueves tras anunciar un recorte en sus previsiones para este año y sus estimaciones de márgenes para 2021. El fabricante finlandés de equipos de redes, que compite con Huawei y Ericsson en la tecnología 5G, ha caído un 18,5% hasta situar su acción en 2,81 euros y su capitalización por debajo de los 16.000 millones. 

La compañía informó de que en el tercer trimestre obtuvo un beneficio neto atribuido de 193 millones de euros, un 135% más que en el mismo periodo de 2019, mientras que su cifra de negocio disminuyó un 6,9%, hasta 5.294 millones.

En los nueve primeros meses del año, Nokia obtuvo un beneficio neto atribuido de 170 millones, frente a los números rojos de 557 millones registrados en el mismo periodo del año pasado. Su facturación hasta septiembre fue de 15.299 millones, un 6,8% menos, según la empresa fundamentalmente por el descenso en la caída de venta de redes de telecomunicaciones y servicios asociados, aunque todas sus unidades de negocio facturaron menos.

El beneficio bruto de Nokia entre enero y septiembre ascendió a 5.760 millones, un 2,6% más, mientras que su resultado operativo pasó de los 318 millones en pérdidas en los primeros nueve meses de 2019 a 444 millones de ganancias este año. Según Nokia, la mejora de la rentabilidad se debió especialmente al descenso de los costes operativos, gracias a medidas de ahorro y aun menor gasto en amortizaciones y personal, así como al aumento de beneficio bruto.

Lo que menos gustó a los inversores es que la compañía informó que espera alcanzar un beneficio por acción de entre 0,23 y -0,03 euros, frente a la horquilla anteriormente prevista de entre 0,25 y -0,05 euros. Nokia también avanzó hoy que prevé un margen operativo del 9% frente al 9,5% de la anterior estimación y sitúa su rango para 2021 entre el 7% y el 10%, cuando el consenso del mercado apuntaba al 10,9%. La compañía, según los analistas, parece estar dispuesta a arañar cuota de mercado a sus rivales a costa de los márgenes.

La compañía enfría así sus expectativas de resultados para el conjunto del ejercicio y anuncia cambios estratégicos para competir en 5G, especialmente con Ericsson, quien parece estar sacando más tajada del bloqueo a Huawei por parte del Gobierno de EE UU. La presión de la Administración de Donald Trump sobre sus países aliados para que no utilicen la tecnología de la empresa china en sus redes 5G por riesgos de seguridad ha favorecido a las dos compañías europeas.

"Nuestro desempeño en 2021 se espera que sea difícil y son necesarios más cambios", ha reconocido Pekka Lundmark, presidente y consejero delegado de Nokia, en referencia a esas presiones en los márgenes y la pérdida de cuota en Norteamérica, su principal mercado actual y donde sus ventas han caído un 1%, lo que implica la necesidad de invertir más en I+D para competir por el liderazgo de la transformación 5G, informó Europa Press.

Lundmark, que asumió su cargo el pasado verano, ha explicado que invertirán lo que sea necesario "para ganar en 5G" y ha avanzado una nueva reestructuración. A partir de enero, la compañía contará con cuatro divisiones: redes móviles, IP y redes fijas, nube y servicios en red, y Nokia Technologies, responsable de gestionar su cartera de patentes y licencias. "Nuestro objetivo es alinearnos mejor con las necesidades de nuestros clientes y, así, aumentar la responsabilidad, reducir la complejidad y mejorar la rentabilidad. En el futuro, tendremos un enfoque más riguroso para la asignación de capital e invertiremos para ganar en aquellos segmentos en los que decidamos competir", dijo Lundmark.

Normas
Entra en El País para participar