35º Congreso Aecoc de Gran Consumo

El gran consumo se ofrece como motor económico para la salida de la crisis

Las restricciones disparan el ahorro de los hogares hasta un 20%

Antonio Garamendi, presidente de CEOE, y Juan Roig, presidente de Mercadona, este miércoles en el Congreso Aecoc de Gran Consumo celebrado en Valencia.
Antonio Garamendi, presidente de CEOE, y Juan Roig, presidente de Mercadona, este miércoles en el Congreso Aecoc de Gran Consumo celebrado en Valencia.

El gran consumo hace piña para jugar un papel activo en la reactivación de la economía, pese a las restricciones que limitan la actividad de sus empresas y al pesimismo actual de los consumidores. Así lo refrendaron sus empresas y representantes durante la 35ª edición del Congreso Aecoc, la asociación que aglutina a 30.000 empresas que representan el 20% del producto interior bruto nacional.

Las industrias de alimentación y del gran consumo pueden poner un suelo a la caída que va a tener la economía. Si hay sectores que podrán invertir el año que viene son estos”, afirmó el presidente de Aecoc, Javier Campo. Este remarcó que “nuestro sector tiene la voluntad y la capacidad de liderar la recuperación del país”.

Eso sí, el impacto de la crisis es desigual según la rama de actividad. Mientras que subsectores como el textil o el cosmético acumulan caídas de ventas del 40% o el 60% respectivamente, la distribución alimentaria registra crecimientos en sus ingresos. “Sin lugar a dudas el sector de la distribución alimentaria es de los mas competitivos que tenemos, también a nivel europeo, y eso también ha creado una industria fuerte que ha sido capaz de provisionarnos durante lo peor de la pandemia. Y que tiene capacidad para salir con fuerza de la crisis”, defendió Juan Luis Durich, director general de Consum, la cadena valenciana de supermercados que ya roza los 3.000 millones de euros de facturación anual. “Es el momento de las empresas, de las personas y de la confianza en nosotros mismos”, remató el ejecutivo.

“La alimentación siempre se ha mantenido como un valor estable durante las crisis,” apuntó por su parte el consejero delegado de Dia en España, Ricardo Álvarez. La directora general de Procter & Gamble en España y Portugal, Vanessa Prats, remarcó además que “tenemos que sacarnos a nosotros mismos de este lío”, apuntando a la inversión en innovación como una clave: “Anticiparnos y generar valor a través de la innovación para aportar al consumidor, al sector y sacar adelante la economía”.

Ahorro al alza

Una economía lastrada, entre otros muchos aspectos, por la baja confianza de los consumidores, que se está traduciendo en un importante crecimiento del ahorro. Según expuso Javier Campo, las estimaciones de Aecoc hablan de que a final de año se alcanzará una tasa de ahorro del 20%. “La renta bruta disponible ha caído un 8% y el consumo un 22%. Entre medias ha subido mucho el ahorro. De esa tasa del 20%, el 90% será forzoso porque no se ha podido consumir”, dijo.

Una situación que pone en riesgo la viabilidad de muchas empresas del sector turístico u hostelero, entre otros. “Hay que ayudar a proteger las empresas y el empleo todo lo que sea necesario, extendiendo los ERTE hasta junio y renovando las líneas ICO. Y hacer las reformas estructurales que necesita la economía para mejorar la competitividad”, dijo, añadiendo que “si derogamos aunque sea parcialmente la reforma laboral solo retrasaremos la salida de la crisis”.

Además, Campo insistió en que Administraciones y empresas no subestimen la gestión y los trabajos necesarios para acceder a los fondos que lleguen de Europa. “Esas ayudas deben permitir que esas empresas inviertan y se cree empleo de verdad”, añadió Campo.

A la espera de esas ayudas, la economía española se regirá, de haber acuerdo político, en base a los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno. Para el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, estos son “poco realistas”, ya que en su opinión “ni la economía crecerá un 9% ni España va a acabar con un déficit del 7%, va a ser mayor”, como afirmó en su intervención en el Congreso Aecoc.

El presidente de la patronal empresarial afirmó que lo que necesita la economía española son unos “Presupuestos Covid, no pre-Covid”, y aunque concedió que “ahora toca gastar”, consideró que “todo gasto mal aplicado habrá que arreglarlo después” en forma de recortes.

También valoró como “un error” las subidas de impuestos que contiene el proyecto presupuestario del Gobierno y como un “castigo a las empresas”, al igual que la no exención del 100% de los dividendos repatriados de filiales extranjeras. Tanto Garamendi como Javier Campo pidieron también acuerdos políticos y dejar de lado la confrontación entre partidos. En este sentido, el presidente de la patronal pidió un pacto para fijar la duración del estado de alarma, aunque dijo que los seis meses propuestos por el Gobierno generan “inseguridad” a las empresas.

“La falta de cohesión entre administraciones ha dificultado la gestión de la pandemia. Y la economía es el resultado de esa cadena”, dijo Campo.

Normas
Entra en El País para participar