Infraestructuras

Ferrovial entra en proyectos de eólica marina con una plataforma experimental en la costa vasca

Construirá y ensamblará la base en hormigón del prototipo DemoSATH para RWE y Saitec

Recreación del aerogenerador del proyecto DemoSATH.
Recreación del aerogenerador del proyecto DemoSATH.

El grupo Ferrovial se estrena en la construcción de parques eólicos marinos flotantes. La compañía ha anunciado esta mañana la adudicación de un contrato para RWE y Saitec por el que ejecutará y ensamblará una plataforma experimental en hormigón pretensado que flotará a dos millas de la costa de Vizcaya, en el País Vasco. Sobre ella, un aerogenerador de 2 MW.

La constructora se encargará de adecuar el emplazamiento, fabricar los elementos, suministrar los mamparos de acero y montar el conjunto en el puerto de Bilbao. Además, el contrato incluye la gestión de la cadena de suministro. El montante económico del mismo no ha sido desvelado, pero sirve a Ferrovial para comenzar a competir en un campo en el que ACS, su principal rival español, acumula ya experiencia a través de la constructora industrial Cobra.

Ferrovial comienza a competir en un campo en el que ACS, su principal rival español, acumula experiencia a través de la constructora industrial Cobra

Esta carga de trabajo alcanza los 14 meses. La plataforma tendrá 30 metros de ancho por 64 de largo y operará en el campo de pruebas de la empresa pública BIMEP (75% Ente Vasco de la Energía y 25% Ministerio de Transición Ecológica). El área tiene una profundidad de 85 metros y Ferrovial ha explicado que la tecnología que mantendrá en posición el cuerpo flotante estará compuesta por líneas de amarre híbridas ancladas al fondo del mar. Se trata de demostrar, entre otras cosas, la eficiencia del hormigón frente al acero en aguas marinas.

Prototipo a escala real y conectado

La plataforma está incluida en el proyecto piloto DemoSATH, impulsado por BIMEP y en el que participan como desarrolladores la alemana RWE Renewables y la ingeniería vasca Saitec Offshore Technologies. La misión de este prototipo a escala real es probar nuevas formas de instalar y operar de manera más asequible parques eólicos marinos en aguas profundas.

La tecnología flotante está presente ya en costas de Escocia, Noruega, Francia, Portugal o Japón, pero los desarrollos apenas alcanzan los 70 MW. En cuanto a plataformas experimentales, en España se ha probado en Canarias (EnerOcean) y se hará en Cantabria (BlueSATH) y el País Vasco, aunque esta última será la primera en conectarse a tierra.

La tecnología SATH (Swing Around Twin Hull) se basa en un casco gemelo o con barcaza doble hecho de elementos de hormigón modularmente prefabricados y posteriormente arriostrados. El flotador puede alinearse alrededor de un único punto de amarre (single point mooringo SPM) según la dirección del viento y las olas, según señala Ferrovial. Es decir, los dos cascos simétricos están unidos a un único punto con un rodamiento, lo que permite a la plataforma rotar alrededor de ese punto para alinearse con el flujo de viento.

Una vez concluido, será el primer aerogenerador marino flotante multimegavatio conectado a la red española. Sus palas generarán energía suficiente para suministrar electricidad a 2.000 hogares, evitando la emisión de 5.100 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Normas
Entra en El País para participar