Resultados

SAP cae un 20% en Bolsa tras rebajar sus previsiones de beneficio para este año y los próximos

La compañía, que sufre su mayor caída en un día en 24 años, ha informado que sus objetivos establecidos para 2023 se aplazarán en dos años.

Vista general de la oficina principal de la empresa alemana gigante de software SAP.
Vista general de la oficina principal de la empresa alemana gigante de software SAP. EFE

La pandemia por el Covid-19 golpea a SAP duramente. El gigante del software alemán ha llegado a caer este lunes más de un 21% en la Bolsa de Fráncfort, perdiendo hasta 30.000 millones en la sesión, después de revisar a la baja sus pronósticos de facturación y beneficio operativo para este año y los próximos ejercicios como consecuencia del impacto de la crisis actual en la demanda de sus clientes.

Tras la apertura del mercado sus títulos llegaron a caer un 21,5%, hasta 98,88 euros, aunque ahora el desplome se reduce a algo más del 18%, cotizando sus acciones a 101,9 euros. Se trata del mayor desplome diario de la compañía en Bolsa en 24 años.

Aunque SAP, la tecnológica más valiosa de Europa, obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.237 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020, lo que supone un incremento del 90,3% respecto del resultado contabilizado en el mismo periodo de 2019, los inversores han castigado su acción tras revisar la compañía a la baja sus expectativas anuales ante el impacto de los rebrotes de Covid-19.

La multinacional alemana prevé que la facturación y beneficio operativo hasta 2023 van a ser más bajos de lo que había pronosticado hasta ahora porque la crisis por el coronavirus se va a prolongar, como mínimo, hasta mediados de 2021 y los tipos de cambio tendrán efectos negativos. Es decir, que los objetivos establecidos para 2023 se van a aplazar hasta dos años. Además, el rápido traspaso de muchos clientes a las versiones cloud de su software, que son menos rentables, también va a reducir el margen de rentabilidad hasta cinco puntos porcentuales.

JP Morgan ha recortado el precio objetivo para SAP a 120 euros desde 160 y ha rebajado la calificación de la acción a "neutral" desde "sobreponderar". Exane BNP Paribas ha recortado en un 39% su valoración hasta los 110 euros, y Kepler un 10%, hasta 115 euros por acción. Citi también ha apuntado que las nuevas perspectivas del gigante alemán podrían hacer mella en el sentimiento del mercado hacia el conjunto de las empresas tecnológicas europeas.

El consejero delegado de SAP, Christian Klein, señaló que “la pandemia ha creado un punto de inflexión para nuestros clientes”. Defendió que las soluciones tecnológicas en la nube se han convertido en “una necesidad para las empresas”, pero admitió que las dificultades financieras que algunas tendrán que afrontar podría reducir su inversión en tecnología.

“No podemos negociar el éxito de nuestros clientes y el significativo potencial de ingresos de SAP por la optimización de los márgenes a corto plazo”, añadió el ejecutivo, que apuntó que la apuesta de SAP por el cloud “es una decisión estratégica”. “Los clientes quieren acelerar el paso a la nube, transformar su negocio ahora y adaptarse a modelos más digitales. Esto unido a los condicionantes macroeconómicos nos ha llevado a cambiar nuestra estrategia [de venta de licencias al cloud] y previsiones”.

Esta situación llega un año después de que el ex CEO de la compañía Bill McDermott dejara la compañía tras una década de crecimiento, lo que provocó cierta incertidumbre. En octubre del pasado año Jennifer Morgan y Christian Klein asumían el cargo de nuevos co-CEO, pero un fallido liderazgo conjunto acabó con la salida de la directiva el pasado abril, momento en que Klein se quedó solo al timón de la compañía, en un momento ya crítico por el estallido del Covid-19. El directivo mantuvo en ese momento la ambición a medio plazo fijada por McDermott, que preveía que los márgenes de beneficio crecieron en un punto porcentual anual hasta 2023.

Entre enero y septiembre, SAP alcanzó una cifra de negocio de 19.800 millones de euros, un 1,5% por encima de los ingresos correspondientes a los nueve primeros meses de 2019, gracias al crecimiento del 20% del negocio en la nube, con ingresos de 6.030 millones, mientras que el área de licencias facturó 1.939 millones, un 23% menos, y la unidad de soporte un 1% más, hasta 8.671 millones. El negocio de servicios de SAP alcanzó una facturación de 3.150 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 6% menos.

En el tercer trimestre, la compañía obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.556 millones de euros, un 24,9% más que un año antes, mientras que su cifra de negocio disminuyó un 3,8%, hasta 6.535 millones. Entre julio y septiembre, los ingresos en la nube de SAP crecieron un 10,9%, hasta 1.984 millones, pero los ingresos por licencias cayeron un 23,4%, hasta 714 millones. La facturación por soporte retrocedió un 2%, hasta 2.845 millones, mientras que el negocio de servicios redujo un 2% sus ingresos, hasta 992 millones.

SAP prevé para este año una facturación de entre 27.200 y 27.800 millones, en línea con los del año pasado. Inicialmente había previsto que se situarán entre los 27.800 y los 28.500 millones. El resultado operativo se situará entre los 8.100 y los 8.500 millones (la firma había calculado que podría subir hasta los 8.700 millones).

La firma germana destacó que sus clientes, en particular los de las industrias más afectadas, siguen sufriendo las consecuencias económicas de la pandemia y, tras la reintroducción de restricciones en algunas regiones, la recuperación es desigual y las empresas se enfrentan a una mayor incertidumbre comercial, por lo que existe un mayor escrutinio sobre grandes inversiones.

"La Covid-19 ha creado un punto de inflexión para nuestros clientes", declaró Christian Klein, consejero delegado de SAP, para quien el cambio a la nube "se ha convertido en una necesidad para las empresas", para ganar resiliencia y posicionarlas para salir fortalecidas de la crisis.

La compañía ha enfriado sus expectativas para 2025, con un escaso crecimiento de los ingresos durante los próximos dos ejercicios y un mayor impulso a partir de 2023, lo que permitiría a SAP facturar en 2025 más de 36.000 millones de euros y alcanzar un beneficio operativo de más de 11.500 millones. Algunos analistas se preguntan si SAP, una especie de ventanilla única para ejecutar procesos como las finanzas o las cadenas de suministro, ganará en la nube o terminará perdiendo frente a competidores más innovadores, informa Reuters. Dichos analistas apuntan a rivales de rápido crecimiento como Celonis, un especialista alemán en minería de procesos, que busca convertirse en líder mundial en una sola categoría, y puede ejecutarse sobre SAP o su competidor estadounidense Oracle.

Normas
Entra en El País para participar